Se sube al escenario y tira por los aires a un sacerdote que impartía misa ante 50.000 personas

Por muy inverosímil que parezca, esta acción no estaba deliberada y sorprendió tanto a los más de 50.000 presentes en la misa de Cachoeira Paulista como a los millones de personas a los que les ha llegado este vídeo, que se ha convertido en uno de los más virales del mundo en las últimas horas.

Toda la paz y la tranquilidad que puede inspirar un sermón católico impartido por un sacerdote experimentado, quedaron en el olvido cuando de forma totalmente inesperada el cura perdió protagonismo y quedó a merced de una persona que subió corriendo al escenario para propinar un empujón al ponente y tirarlo tarima abajo.

Ocurrió en cuestión de segundos, tan rápido que nadie pudo impedirlo o interponerse en el camino de la agresora, a quien solo lograron detener una vez se había cometido el ataque. La mujer fue conducida a dependencias policiales, aunque horas después fue puesta en libertad una vez se confirmó que la víctima, Marcelo Rossi, no quiso denunciarla y la dejó libre de cargos.

El suceso se capturó en vídeo, pues contaba con retransmisión en directo a través de un canal católico que cubría esta misa para los seguidores que no pudieran acudir presencialmente. Y en los segundos finales del vídeo, se puede ver la reacción de los miles de testigos que quedaron perplejos y preocupados al no entender lo que acababa de ocurrir. Desde la cuenta de Twitter donde se retransmitía la jornada, también rezaban por la salud del agredido, y publicaban el siguiente Tweet para informar de lo que había sucedido: "El padre ha sufrido una agresión durante la misa. Rezamos por él".

Pasaron pocos minutos hasta que todo el mundo recuperó la calma, el sacerdote verificó que se encontraba en buenas condiciones físicas, y que eso no sería suficiente como para cancelar el evento, por lo que Marcelo volvió al estrado y continuó con la misa. Marcelo Rossi es muy popular dentro del país sudamericano, porque además de un renombrado sacerdote es cantante, escritor y columnista en un periódico. En resumen, una gran figura católica en uno de los países más religiosos del mundo.

Según han informado después, la protagonista de este incidente es una mujer de 32 años que había viajado desde Río de Janeiro en caravana junto a su hijo de 2 años, y una vez presente en la conferencia se saltó el control de seguridad, subió por encima de los altavoces, se adelantó a los guardias y subió al altar ya con su mente decidida a lo que iba a hacer. Tras varias evaluaciones, las autoridades informaron de que sufre un trastorno bipolar, que en ese momento presentaba una gran confusión mental y que actualmente recibe tratamiento psiquiátrico para su condición.