Realiza la reanimación cardiopulmonar a un lagarto que se había ahogado y le salva la vida

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de primeros auxilios que se realiza generalmente ante casos de ahogamiento o ataque cardíaco. La RCP combina respiración boca a boca y compresiones torácicas. Algunos colectivos como los trabajadores de los servicios médicos, la policía, las emergencias o los bomberos reciben formación en esta materia.

Pues bien, un bombero australiano se vio obligado a poner en práctica sus conocimientos sobre reanimación cardiopulmonar tras la llamada de un grupo de niños alertando de un ahogamiento.

Pero lo sorprendente del caso es que el receptor de los primeros auxilios fue un lagarto que quedó inconsciente tras caer a una piscina. Según parece, el animal permaneció durante varios minutos en la pileta hasta que los menores lograron rescatarlo.

En un vídeo publicado en el perfil de Facebook del cuerpo de Bomberos de Nueva Gales del Sur se puede ver todo el procedimiento.

El bombero coloca el cuerpo del lagarto boca arriba sobre lo que parece ser una mesa de madera y comienza a practicarle leves compresiones con el dedo índice sobre el pecho.

Tras 10 minutos de maniobra, el reptil empieza a mover la caja torácica y a respirar por sí solo. Media hora después estaba absolutamente recuperado y persiguiendo insectos por el jardín de la casa, según apunta el cuerpo de bomberos en su publicación.

En el post, califican el momento de “milagroso” y por este motivo llamaron ‘Lucky’ al animal, que traducido significa ‘con suerte’. Finalmente, aprovechan para recordar la importancia de conocer un plan de acción RCP “para salvar a cualquiera”.