La prueba definitiva de la agudeza auditiva superlativa de los perros

El oído de los perros es característico por su enorme agudeza, con una capacidad asombrosa para escuchar sonidos pese a que estos sean leves y se produzcan a una importante distancia. Esta capacidad es conocida, pero no deja de sorprender cuando se ven imágenes como las de este vídeo, que deja claro que el gran alcance del sentido auditivo en los canes.

En la grabación, una mujer da con un cuenco en el que come su mascota un golpe en la encimera de la cocina. La pieza es de plástico, y el movimiento no es brusco, apenas lo deja caer sobre la superficie. A través de la ventana se ve un extenso patio trasero en el que hay árboles y huertos, y en el que a decenas de metros todavía no se observa al animal.

Pero la mascota es capaz de sentir el ligero golpe, y ya tiene identificado cualquier ruido de su platillo con la hora de comer. A lo lejos se le ve aparecer entre las plantas, corriendo a toda velocidad a la cocina. Apenas tarda unos segundos en llegar allí, moviendo agitado la cola y relamiéndose, sabedor de que su ración de comida está al caer.

El oído de estos animales es mucho más fino que el de los humanos. Es un órgano mucho más desarrollado en esta especie, lo que hace que pueda escuchar a distancias de hasta cinco veces mayores. Pueden escuchar sonidos mucho más agudos o graves que las personas no captamos, ya que nuestro alcance auditivo va de unos 16.000 a 20.000 Hz, mientras que el de los canes puede variar entre 10.000 y 50.000 Hz.

La capacidad auditiva de los perros depende en gran medida de cada raza. Por ejemplo, un perro que tenga las orejas erectas, como en el caso de este vídeo, por lo general tendrá una agudeza mayor que otro que las tenga caídas. Pero hay que tener en cuenta con todas las razas que son mucho más sensibles al oído que una persona, lo que, por ejemplo, los hace más vulnerables a ambientes ruidosos, o hará que se fijen mucho en el tono de sus dueños a la hora de educarlos.