Portugal prohibirá la publicidad de productos muy azucarados destinados a los niños

Los más jóvenes siempre han sido un foco de atención para las empresas que se surten en buena medida de usuarios de corta edad. Muchas campañas publicitarias van destinadas a ellos para intentar atraerlos y que los más pequeños de la casa a su vez convenzan a sus padres para le compren un determinado producto.

Por eso, son muchas las compañías de productos alimentarios altamente consumidos por niños y niñas como galletas, bollos, helados, o golosinas las que se publicitan en calles, medios de comunicación como periódicos, radio o televisión o redes sociales.

Sin embargo, estas prácticas cesarán en Portugal a partir de octubre, ya que el gobierno luso vetará las campañas dirigidas a menores de 16 años que promocionen alimentos altos en azúcar. El objetivo de la medida es que los niños y adolescentes no consuman más azúcar del que necesita su organismo, promoviendo así un estilo de vida saludable.

Esta norma va dirigida en concreto a los anuncios publicitarios de varios productos: todo tipo de galletas, la mayoría de cereales y yogures y los batidos de chocolate. La Dirección General de Salud portuguesa incide en que sí permitirán que sean promocionados aquellos productos que no excedan los límites que la Organización Mundial de la Salud establece como aceptables.