¿Por qué les cuesta tanto abandonar el nido a los jóvenes españoles?

España es el sexto país de la Unión Europea en el que los jóvenes tardan más en emanciparse, según datos publicados esta semana por Eurostat. La media de edad en la que los españoles se van de casa se sitúa en torno a los 29 años. Estos datos contrastan con los de países como Suecia donde abandonan el hogar familiar con solo 18,5 años de media.

Pero la situación entre estos dos países es muy diferente. En España la tasa de paro juvenil es de las más altas de Europa. A ello hay que añadir la precariedad laboral de este colectivo y el elevado precio de los alquileres, factores que dificultan en exceso la emancipación. Todo ello hace que irse de casa sea una auténtica odisea.

Según el barómetro de Eurostat, los jóvenes europeos suelen abandonar la casa de sus padres a los 26 años, tres años antes que en España. En nuestro país tan solo el 8% de los jóvenes puede emanciparse frente al 30% de la media europea, según otro estudio de la FAD.

Como decíamos, la situación laboral de los jóvenes de nuestro país es uno de los mayores escollos. Contratos precarios, mal pagados y una excesiva temporalidad no les permiten tener una estabilidad económica ni a medio ni a largo plazo ni tampoco hacer planes de futuro. El incremento que han registrado los precios de los alquileres en los últimos años tampoco ayuda.

En los países nórdicos, los jóvenes tienden a tomarse un año sabático antes de empezar la universidad. Muchos lo aprovechan para ampliar sus estudios, para tomar contacto con el mercado laboral o para viajar. Esto les lleva a iniciar sus propias vidas y a abandonar el nido mucho antes.