Los patinadores toman los canales helados de Ámsterdam y dejan esta imagen singular

Los neerlandeses han sacado su patines este fin de semana para acudir a los estanques, lagos y canales helados tras las nevadas y las bajas temperaturas registradas en los últimos días que han cubierto de blanco buena parte del país. Una de las imágenes más sorprendentes se ha podido ver en Ámsterdam donde los patinadores han acudido en masa a los canales para deslizarse por el hielo.

Las redes sociales se han llenado de vídeos en los que se puede apreciar a los ciudadanos disfrutando con sus patines en lugares tan emblemáticos como el Prisengracht, probablemente el canal más icónico y conocido del centro de la capital de los Países Bajos.

Otros han preferido trasladarse hasta los molinos de Kinderdijk y hacer lo propio por las grandes extensiones de agua, transformadas en hielo, que rodean este pintoresco lugar declarado patrimonio de la humanidad de la UNESCO en 1997. Los 19 molinos que conforman el conjunto es una de las estampas neerlandesas más típicas.

Desde el Ayuntamiento de Ámsterdam advirtieron a los vecinos de los riesgos de patinar sobre los canales de la ciudad porque la capa de hielo no era lo suficientemente fuerte ni densa en algunos puntos para aguantar el peso de la gente. A pesar de ello, no todos siguieron las recomendaciones y alguno ha acabó en el agua.

Los servicios de urgencias hospitalarias también estaban preparados ante el previsible incremento de pacientes y visitas traumatológicas. Finalmente, los hospitales recibieron el doble de personas por fracturas y golpes debido a las caídas, tal y como comentó la Asociación Holandesa de Servicios de Urgencias a la agencia ANP: “No hemos visto algo así desde 2012”

La última vez que los canales de Ámsterdam se transformaron en improvisadas pistas de patinaje fue en marzo de 2018, tras una ola de frío que azotó el centro de Europa y que dejó temperaturas de hasta 10 grados bajo cero.