Una orca desesperada por escapar de un acuario enciende el debate sobre el maltrato animal

El cautiverio de animales salvajes en zoológicos y acuarios está en entredicho desde hace muchos años. Las escasez de espacio no les permite desarrollarse como lo harían en su entorno natural y padecen situaciones de estrés, en la mayoría de los casos crónico, que debilita su sistema inmunitario. Esto los hace más propensos y vulnerables ante enfermedades e infecciones que pueden resultar fatales.

Pues bien, uno de los animales que más sufre el encierro son las orcas. Así lo determina un estudio elaborado en 2019 por un equipo de biólogas y veterinarias estadounidenses y neozelandesas que pone de manifiesto la morbilidad y mortalidad temprana de estos mamíferos. El resultado reveló que estos cetáceos padecen estrés crónico en cautiverio, lo que afecta negativamente a su cerebro y, en consecuencia, a su sistema inmunológico.

Un claro ejemplo de este estrés son las imágenes captadas recientemente en las que aparece una orca, llamada Kiska, golpeándose repetidamente contra el cristal del estanque en el que se encuentra encerrada en Ontario, Canadá, desde 2011. Precisamente, kiska es el único ejemplar que permanece aislado en este país, tras las muerte de sus compañeras, entre las cuales, sus cinco crías, según informan desde el proyecto The Whale Sanctuary Project.

Precisamente, ha sido un activista que trabaja para la liberación de Kiska el que ha publicado varios vídeos en los que se puede observar al animal desesperado golpeándose con insistencia contra el cristal de la pecera. Y es que el encierro durante un largo periodo de tiempo hace que las orcas se vuelvan extremadamente agresivas llevándolas, incluso, a autolesionarse.

Como no podía ser de otra manera, esto ha provocado un profundo debate en las redes sociales sobre los efectos del cautiverio en los animales salvajes. Algunos usuarios se muestran horrorizados y sostienen que nunca más volverán a un acuario. En este sentido, piden devolver a Kiska al océano, lo que abre otro debate sobre si lograría sobrevivir en su entorno natural después de tantos años encerrada.

Sorprendentemente, otras personas tratan de quitarle hierro al asunto y sostienen que el animal está intentando llamar la atención de sus cuidadores. También hay quien dice que los violentos movimientos responden a la muda de la piel e indican que la fricción con el agua les ayuda a desprenderse de la capa que quieren eliminar.

A pesar de estas excepciones, la mayoría de las personas que expresan su opinión sostienen que es una imagen sobrecogedora y cruel que muestra el maltrato animal en estado puro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente