Marineros prehistóricos podrían ser los responsables de Stonehenge

Se han escrito líneas y líneas sobre el origen de las rocas de Stonehenge en Reino Unido. Este es el último de los estudios que esperan arrojar algo de luz sobre esta y otras construcciones prehistóricas difuminadas por toda Europa.

La nueva teoría ha sido expuesta por su autora, la arqueóloga Bettina Schulz Paulsson en la revista de la National Academy of Science de los Estados Unidos. Esta arqueóloga comenzó a pensar que todos estos círculos y estructuras de piedra debían tener un origen común, una especie de zona cero. Por lo que comenzó a analizar todos los yacimientos que pudo y a elaborar un mapa de la antigüedad de los restos europeos además de establecer la procedencia de las piedras de cada uno.

Tras diez años de trabajo ha anunciado su teoría. Piensa que la construcción comenzó en el oeste francés hace unos 7.000 años y luego se extendió gracias a los marineros de aquella época. Así, el origen estaría en lugares como Carnac, las cuales se encuentran entre los megalitos más antiguos del continente. Precisamente en estas piedras se han encontrado grabados de animales marítimos. El noroeste de Francia también es la única región que cuenta con megalitos que se remontan a alrededor de 5000 a. C..

Este estudio afirma que la moda, por llamarlo de alguna manera, o tendencia de estas construcciones se extendió rápidamente, siguiendo rutas marítimas: hacia el sur de Francia, el Reino Unido, el Mediterráneo, España y Portugal, llegando a Escandinavia y otras partes de Europa.

Los megalitos aparecen en sitios costeros y rara vez en el interior, lo que sugiere que estas ideas fueron difundidas por gente de mar en la prehistoria. Esta teoría también cambiaría la idea que se tenía de las habilidades de navegación de las culturas durante este tiempo. Sugeriría que el avance de la navegación en Europa se produjo unos 2.000 años antes de lo que se pensaba.