Los dentistas serían propensos a sufrir Fibrosis Pulmonar Idiopática y no se sabe la razón

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y la agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, están investigando la muerte de siete enfermos de Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI) que tienen en común su profesión, dentistas.

Al parecer, tal y como informó CDC en su artículo ‘Morbidity and Mortality Weekly Report’, los dentistas tienen un 23% más de probabilidad de sufrir Fibrosis Pulmonar, una enfermedad que puede tratarse pero no curarse. La FPI provoca, con el tiempo, que los pulmones tengan dificultad para llevar oxígeno a órganos vitales, como el corazón y el cerebro.

Al parecer, en abril de 2016, un dentista de Virginia que había sido diagnosticado con esta enfermedad contactó con los CDC para informar que varios dentistas de Virginia sufrían la misma enfermedad.

Los investigadores examinaron casi 900 registros de pacientes con IPF durante un período de 21 años, y encontraron que nueve tenían el historial laboral común. De ellos, siete ya han fallecido.

"Se necesita más trabajo antes de poder sacar conclusiones sobre el riesgo que tienen los dentistas u otro personal dental", le dijo a CNN Randall Nett, autor principal del estudio. Si bien es cierto que estos profesionales trabajan con determinados materiales considerados nocivos, como el sílice (óxido de silicio) o el ácido algínico, no se sabe qué es exactamente lo que puede estar causándoles esta enfermedad crónica.

Los expertos todavía no han descubierto qué causa específicamente la FPI en los pacientes, pero existen medidas de protección para este sector, como una ventilación adecuada y el uso de un respirador durante ciertos procedimientos. Sin embargo, estos datos demuestran que las medidas adoptadas, como el uso de mascarillas de los dentistas, no están siendo suficientes.