Las calles de Bristol se llenan de bufandas y gorros de lana para las personas sin hogar

Con la llegada de la tormenta Emma las temperaturas en Europa han caído en picado. Son las personas sin hogar las que más sufren, e incluso ven peligrar sus vida, con la llegada del frío. Los gobiernos de los distintos países europeos han reforzado los servicios de asistencia a las personas que viven en las calles, pero la población también ha organizado distintas iniciativas de apoyo. Una de las más entrañables ha sido la puesta en marcha por la organización Keep Bristol Warm.

Las calles de esta ciudad inglesa se han llenado de gorros, bufandas y ropa de abrigo con una etiqueta en la que se lee: no estoy perdida, si tienes fío cógeme. Vecinos de la ciudad han ido esparciendo estas prendas por todo el centro. Atan las bufandas a las farolas, colocan cajas de plástico con abrigos y mantas en las esquinas. Todo para que las personas sin techo tengan acceso sencillo a estas prendas.

No es la primera vez que se organiza este tipo de iniciativas, pero la de Bristol es una de las que mueve a más voluntarios. Lleva organizándose desde 2015 cuando Gavyn Emery fundó Keep Bristol Warm. Lo bonito de esta iniciativa es que cualquier persona, en cualquier parte del mundo puede hacerla.