La vida en la Tierra pudo originarse mucho antes de lo que se pensaba

En 1992 se hallaron en una zona rocosa australiana conocida como Apex Chert, unos fósiles microscópicos que causaron gran controversia. El descubrimiento se publicó en la revista Science en 1993 causando gran revuelo en la comunidad científica. Los investigadores que los rescataron aseguraban que en la pieza se podían ver bacterias fosilizadas que vivieron hace más de 3.500 millones de años. Lo que haría de ellas la evidencia más temprana de vida en la Tierra. Pero algunos investigadores desmentían esta afirmación y aseguraban que en la roca sólo había impurezas, no bacterias.