La mejor solución para quitarse la arena de la playa es este guante con polvos

Llega el verano y llega la clásica discusión de: “¿playa o piscina?”, a la que un gran porcentaje de personas contesta que piscina, aunque si no fuese por la arena todo el mundo contestaría que prefiere la playa.

La molestia y la incomodidad que suele suponer la arena en los días de playa hace que la experiencia no suela ser tan satisfactoria, ya sea cuando te tumbas en la toalla con todo el cuidado del mundo y con miedo a volver a llenarte de arena, o una vez recoges tus cosas y te tienes que limpiar a conciencia antes de meterte a un coche o entrar en casa.

Es cierto que una gran mayoría de playas a lo largo de todo el mundo tienen instalados suministradores de agua y duchas específicas para ayudar a los visitantes a aclarar toda esa arena una vez salen de la playa, pero entre que luego vuelves a pisar zona arenosa y te vuelves a ensuciar, o que hay que hacer escorzos incomodísimos para lograr quitar toda la arena que se ha quedado pegada por el cuerpo, a todos nos sigue dando pereza el tema de mojarnos y rebozarnos en arena de playa.

Pero este verano, en 2019, un producto que lleva a la venta casi 10 años y que destaca por su simpleza ha vuelto al mercado y está haciendo las delicias de miles de usuarios que consiguen olvidarse de la pereza de aclararse la arena. Y quizás ya no te sorprenda tanto cuando veas más y más familias utilizando este este sencillo guante con polvo anti-arena que facilita mucho la tarea.

Este producto ya no es difícil de encontrar ni te tienes que ir a ninguna tienda específica, y por unos 20 dólares lo puedes comprar por Amazon, ya que lo envían a cualquier parte del mundo. La clave de su funcionamiento es la sustancia que utiliza para separar las partículas de arena de la piel humana, y ante la preocupación de muchos usuarios se caracteriza por estar libre de talco y por estar adaptado a la sensibilidad dermatológica de los niños.

Tras una larga y relajante tarde de playa, el usuario tan solo ha de acariciar o frotar su piel con la manopla puesta, y este artilugio está diseñado para que su producto anti-arena dure por lo menos unos 40 usos. Funciona tanto con arena seca como con arena mojada, y el material que utiliza no deja ningún olor ni textura en la piel, a diferencia del malestar y la piel seca que deja la arena.

No es un invento nuevo, no utiliza una técnica especialmente novedosa, y no es un lujoso aparato al alcance de muy pocos, pero este guante está siendo uno de los grandes protagonistas del verano y sus creadores están viendo cómo acertaron de lleno dando solución a un problema que nos abordaba verano tras verano.