La historia de la novia embarazada que no llegó al altar

Jessica Guedes, enfermera de 30 años y embarazada de 6 meses vivía el que, pensaba, sería el día más feliz de su vida. El pasado 14 de septiembre iba a casarse en Sao Paulo (Brasil) con su novio, Flávio Gonçalves da Costa, de 31 años. Pero camino a la iglesia en el coche, Jessica empezó a sentir molestias que su familia pensó que eran nervios, se desmayaba en el coche y terminaba falleciendo en el hospital por un derrame cerebral. La preeclampsia, una subida de tensión que se produce entre el 3 y el 7% de las gestaciones y que puede provocar daños en órganos vitales, parece ser la causa que provocó la muerte de Jessica.

Todo sucedió muy deprisa. Gonçalves, que es teniente de la Policía Militar de Sao Paulo, lo cuenta así: "Al llegar saludé a todos y esperé a mi novia. Cuando llegó el automóvil vi que no bajaba y me acerqué al vehículo. Una prima suya me dijo que Jessica no se sentía bien. Abrí la puerta y vi que estaba acostada a lo largo del asiento. Había sufrido un desmayo".

"Jessica empezó a hablar conmigo. Le dije: 'bebé, estoy aquí'. Ella me dijo que estaba bien, pero que tenía un fuerte dolor en la nuca". Inmediatamente, Flávio llamó a una ambulancia y la novia fue trasladada de urgencias al hospital. Allí los médicos la declararon en muerte cerebral y le practicaron una cesárea de urgencias para salvar a su bebé, Sophia, que nació con 29 semanas de gestación y un kilo de peso. Ahora deberá permanecer en la incubadora, al menos dos meses, según los médicos.

El recién nuevo padre y viudo se encontró con otro problema: el dinero. "El parto, la operación para salvar a mi prometida, la hospitalización de mi bebé, todo está pagado, pero no los costes del entierro. Habíamos gastado mucho en la boda y ahora, nos encontramos sin recursos económicos", explicó.

Por ello, el teniente Gonçalves abrió una página en Internet para recaudar 25 mil dólares y poder hacer frente a los gastos. En menos de un día ha conseguido más de 47 mil dólares. "Ahora soy padre y madre. Me aferro a Dios, a la palabra y a mis amigos. No es fácil. Miro videos de Jessica para recordarla. Era una persona realmente iluminada. Fuerte, guerrera", dijo.