La huida dramática de un agente de la Guardia Urbana durante los disturbios violentos por Pablo Hasél

La detención e ingreso en prisión del rapero ilerdense de 32 años Pablo Hasél ha derivado en graves incidentes en las principales capitales catalanas. Las cargas policiales han puesto el punto y final a una noche de disturbios que se ha saldado con 14 detenidos y una trentena de heridos, 17 de los cuales agentes de los Mossos d’Esquadra.

Lleida fue uno de los puntos donde se produjeron más episodios de violencia callejera. Allí, los alborotadores atacaron con piedras a los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y montaron barricadas con contenedores a los que posteriormente prendieron fuego. Incluso, algunos grupos aislados protagonizaron asaltos en varias zonas de la ciudad.

Precisamente, uno de los incidentes registrados en la capital ilerdense está circulando por las redes sociales en las últimas horas. Se trata de un vídeo en el que se puede apreciar a un agente de la Guardia Urbana abandonando su motocicleta en mitad de la calle para escapar de un grupo de manifestantes que le acosaba.

En la imagen, compartida entre otros por Inés Arrimadas y Marcelino García Egea, aparece el uniformado rodeado y perseguido por varios individuos en la vía pública. La presión de los radicales lleva al agente a dejar su vehículo de dos ruedas y a huir para resguardarse en un furgón del cuerpo que le esperaba unos metros más allá.

La escena es realmente tensa porque se puede apreciar a sus compañeros gesticulando desde el interior del vehículo y conminándole a correr hacia ellos para ponerse a salvo. Una vez dentro, abandonan la zona a toda velocidad mientras los alborotadores se hacen con la moto y se ensañan con ella.