Hallan medio millón de mejillones aparentemente cocidos por el aumento de la temperatura del mar

El cambio climático es una de las principales amenazas a las que nos enfrentamos. Sus efectos pueden ser devastadores si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero así como la dependencia de los combustibles fósiles.

Así lo advierte Greenpeace en su página web en la que indica que la temperatura media del planeta ha aumentado 1,1 grados desde la época preindustrial y el nivel del mar ha registrado una subida de 5mm al año desde 2014.

Pues bien, el aumento de la temperatura también afecta a los océanos donde el calentamiento del agua amenaza a algunas especies marinas. Es el caso de la ballena franca, el pingüino de Adelaida, la tortuga marina, el coral o los moluscos.

Precisamente, la playa de Maunganui Bluff Beach de Nueva Zelanda ha aparecido cubierta de mejillones aparentemente cocidos a consecuencia del incremento de la temperatura del agua.

Brandon Ferguson, un vecino de la zona, hizo este insólito hallazgo cuando salió a buscar moluscos con su familia y amigos. El grupo se topó con cerca de medio millón de mejillones de labios verdes muertos.

Así lo ha explicado en declaraciones al periódico local Business Insider: “Olía muy fuerte a mariscos podridos. Algunos de los mejillones estaban vacíos, otros estaban muertos…o simplemente flotaban en la marea. Había más de 500.000 mejillones y conchas”.

Los expertos consideran que este fenómeno se debe al aumento de la temperatura del mar, las mareas bajas del mediodía y las altas presiones. Según un estudio, la temperatura del agua ha aumentado entre 0,1 y 0,2 grados por década en las cuatro regiones oceánicas de Nueva Zelanda.

Ferguson ha publicado el vídeo de este hallazgo en su cuenta de Facebook y ha explicado que lo ha hecho con la esperanza de que la comunidad global se dé cuenta de los efectos del cambio climático.

Pero este no es un fenómeno nuevo, en otros puntos del planeta como en Bodega Bay, California, ya aparecieron miles de mejillones muertos en junio del año pasado debido a una ola de calor que azotó al litoral californiano con temperaturas superiores a los 38 grados.