Fue a entregar una pizza a una iglesia y obtuvo una propina que le hizo llorar

Monique Hall nunca sospechó lo que iba a ocurrirle cuando fue a entregar una pizza en la iglesia New Life Covenant en Chicago el 25 de febrero pasado. Parecía una entrega normal, pero al llegar la subieron a un escenario con decenas de personas mirándola. Allí, los asistentes la honraron, bendijeron y entregaron decenas de dólares como propina, hasta llevarla a las lágrimas de emoción.

“Estaba muy nerviosa, no entendía por qué había tanta gente esperando a que entregara la pizza”, asegura Monique. Se trataba de una iniciativa del pastor Wilfredo De Jesús, que decidió dedicar el mes de febrero a honrar a gente de la comunidad, personas normales. El pastor asegura que “se está dejando de honrar a la gente y es algo contagioso, si honrásemos a la gente que nos rodea el mundo sería mejor”

Monique es madre soltera de dos niño y necesitaba realmente el dinero que recibió. En un primer momento fue el pastor el que le entregó casi cien dólares, pero luego, la mayoría de la comunidad presente fue pasando y completando la propina. "Cuando hicieron esto estaba abrumada y sorprendida. Me sentí muy querida, solo pude llorar”, explica Monique.