Fue despedida del cuerpo de policía por grabarse bailando ligera de ropa

Un baile subido de tono en su Facebook le varió la expulsión de la Policía de Moscú. Ahora Kristina Negodina ha encontrado trabajo como stripper de un famoso club de la capital rusa. Planea llevar a los tribunales su despido y reclama una indemnización de 142.000 euros. Para echarla se alegó una falta disciplinaria, por estar bajo los efectos de las drogas y el alcohol cuando se grabó ligera de ropa, ella lo niega y aporta una prueba sanguínea para demostrarlo.