Una explosión de película sorprende a un conductor en mitad de una autopista

El vídeo que grabó Stephen Patiño tras reducir la velocidad al contemplar un accidente al otro lado la autopista 114, a su paso por Southlake, Texas, terminó siendo digno de una escena de película. En las imágenes podía percibirse como un vehículo se había incendiado, un Toyota Supra, y permanecía en el margen de la carretera.

Pero justo cuando su vehículo se acercaba al nivel del coche siniestrado, éste acabó envuelto súbitamente en una bola de fuego y explotando como en una producción de Hollywood. La buena noticia fue que nadie resultó herido, y el vídeo corrió como la pólvora en Twitter tras ser colgado por el autor.

La policía de Southlake aconsejaba sobre lo que hay que hacer en estos casos: “Aunque esto parece algo muy extraño, si alguna vez observa que sale humo de su coche, deténgase de manera segura, salga, aléjese del automóvil y llámenos”. Y continuaba así: “El dueño de este vehículo accidentado lo hizo bien y nos llamó con antelación suficiente para evitar más daños y evitar que el incendio que ya había afectado a la hierba, se extendiera por más sitios”.

Este caso no es tan habitual como pueda pensarse, todos los expertos aseguran que es prácticamente imposible que un coche “explote” como en las cintas de acción. De hecho, en estos casos, que son muy remotos, no se habla de explosión, sino de deflagración, ya que es producto de que los gases se incendien. Eso solo puede ocurrir durante un accidente si el depósito de combustible se revienta a consecuencia del impacto, y el depósito suele ir extra protegido para evitarlo.

Si el impacto causa una fuga de gasolina, ésta se evapora y se mezcla con el aire en una proporción de alrededor de 14,7 partes de oxígeno por cada una de gasolina y le sumamos una chispa, podríamos tener la explosión de un vehículo al estilo cinematográfico. Posiblemente eso fue lo que acaeció en esta ocasión, ya que el Toyota se accidentó incendiándose antes de explotar.