Este perro detenido por la policía en Canadá es la viva imagen de la culpabilidad

Reid Thompson paseaba junto a su novia y su perro, Finn, por una zona boscosa de Kenora en Ontario, Canadá. El perro iba suelto y tras olisquear el aire salió corriendo. El animal no hizo caso de las llamadas de su dueño y desapareció. Media hora después contactó con él la policía para comunicarle que habían detenido a su mascota.

Al parecer, Finn había comenzado a perseguir a un ciervo, había llegado hasta las cercanías del hospital de la ciudad y recorrido a la carrera la carretera para susto de los conductores. Al final el ciervo había huido y Finn había desistido en la persecución. Pero su aventura le había llevado entre rejas.

Las autoridades también culparon a Thompson por haberle dejado suelto sin la correa y le avisaron de que iban a seguir su caso por si el perro volvía a causar problemas.

Emme, la hija de Reid, colgó la foto del animal en el asiento trasero del coche de policía. Finn era la imagen de la culpabilidad mientras era detenido. Su foto se volvió viral, hasta el punto, de que otras personas compartieron imágenes similares de sus perros. La instantánea acumula miles de ‘me gusta’ y ‘retuits’. “Esta fuera pero no sabemos qué pasará con él. Es un buen perro que odia a los ciervos”, afirmaba Emme.