Escondía una plantación de marihuana de más de 500 metros cuadrados tras la pared de su baño

Las artimañas de los delincuentes para tratar de disimular y ocultar sus fechorías han evolucionado hasta límites insospechados. Entre los malhechores más ingeniosos se encuentran los narcotraficantes, capaces de esconder su mercancía en los lugares menos pensados y de transportarla en vehículos originales y potentes.

Pues bien, el ingenio de un narcotraficante de marihuana nos lleva hasta Cagliari, en Italia, donde la policía de la capital de Cerdeña ha desmantelado una gran plantación de más de 500 plantas.

Lo curioso del caso es el lugar en el que el delincuente escondía todo este arsenal, tras la pared de la ducha de su casa.

En un vídeo difundido por la Polizia di Stato, a través de su cuenta de Twitter, se puede apreciar como los agentes detectan una puerta secreta en la ducha de uno de los lavabos de la vivienda que se abría mediante un dispositivo electrónico que se accionaba pulsando un botón.

El acceso, imposible de distinguir a simple vista, daba paso a un gran almacén de 500 metros cuadrados en el que se encontraban centenares de contenedores, enormes focos y un potente sistema de ventilación.

El exterior de este almacén aparentaba ser una nave industrial abandonada, la cual cosa la hacía pasar desapercibida. Pero los tubos de extracción de aire que salían al exterior hicieron sospechar a la policía antidroga de Cagliari.

Además, el narcotraficante sustraía la electricidad del tendido público y tenía un potente generador que funcionaba las 24 horas del día. El hombre acabó detenido y las fuerzas de seguridad consiguieron desactivar el negocio ilegal. La policía también le incautó material para producir cannabis, una pistola y munición.