Así es el primer aerotaxi español: de uso urbano y propulsado por drones

La empresa tecnológica vasca Tecnalia ha presentado el primer vehículo volador autopropulsado desarrollado y producido en España. Se trata de un aerotaxi que aún está en fase experimental y tiene una autonomía de uso de unos 15 km aproximadamente. Tan solo hay tres de este tipo en Europa.

Lauren, el nombre que recibe este prototipo desarrollado en San Sebastián, está limitado a uso urbano y por ahora la duración de su batería es de unos 15 minutos de viaje. Su cabina es de fibra de carbono, mide 1.8 metros de alto y dos de ancho y se accede a ella a través de una puerta trasera.

El habitáculo del piloto está sostenido por cuatro tentáculos en el que figura un dron en cada uno de ellos (cada dron cuenta con cuatro motores) y puede soportar una carga de 150 kilos. El peso del aparato es de 300 kilos y está preparado para dar cabida a una persona, aunque se podría modificar la escala hasta albergar a cuatro.

Su velocidad habitual es de 90 km/h, pero puede llegar a alcanzar los 190 si se configura para tal efecto. La altura programada para los vuelos de este aerotaxi está entre los 100 y 300 metros, pudiéndose ser manejada desde una aplicación móvil.

El precio de venta de estos vehículos voladores podría rondar entre los 30.000 y los 50.000 euros, algo similar a un coche de alta gama, y las tarifas de uso serían de unos 30 o 40 euros. Según sus diseñadores, está pensado para ser estacionado en una plaza de aparcamiento de coche, sin necesidad de cambiar el diseño actual de las ciudades y se espera que puedan comercializarse en cinco años.