El bidé portátil que aspira a convertirse en la alternativa al papel higiénico

Se llama Sonny y es un bidé portátil. Al menos así lo definen sus creadores. Se trata de un cilindro metálico que lleva un pequeño depósito de agua en su interior y un motor que ayuda a pulverizarla sobre nuestras zonas íntimas.

El aparato aspira a convertirse en una alternativa mucho más ecológica y práctica al papel higiénico. Y es que anualmente se sacrifican 15 millones de árboles y se utilizan casi dos billones de litros de agua para fabricar todos los rollos de celulosa que se consumen anualmente en el mundo.

Además, se puede tener en el lavabo de casa o bien llevarlo encima ya que es fácil de transportar gracias a su reducido tamaño. De manera que, en caso de tener que utilizar un baño público, uno no tendrá que preocuparse por si hay papel o no.

Este bidé portátil tiene capacidad para 100 mililitros de agua, lo que garantiza un chorro de 45 segundos a baja presión y uno de 25 segundos a una presión alta.

Además, el dispositivo tiene un segundo depósito para substituir el principal en caso de que se vacíe. Cada depósito se rellena con agua del grifo aunque también se le puede añadir jabón o cualquier otra substancia.

La idea surgió a partir de un viaje de sus creadores en el que observaron los hábitos de higiene íntima en diferentes países del mundo. Ahora pues, cabe esperar a ver si el bidé portátil se afianza y decimos adiós definitivamente al papel higiénico.