Denuncia a la NASA para que no le quiten su muestra de polvo lunar

Laura Cicco guarda un frasco de polvo lunar que le regaló el astronauta Neil Armstrong cuando regresó de la misión Apolo 11.

La demandante, nacida como Laura Ann Murray, ha presentado la denuncia de manera preventiva después de encontrar la probeta con polvo lunar en casa de sus padres. Es consciente de que el gobierno de los Estados Unidos se reserva el derecho de propiedad de cualquier material encontrado en el espacio y , dado que ya ha habido casos similares en los que la NASA se ha apropiado de esos recuerdos espaciales, ha decidido adelantarse y asegurar su propiedad.

“Para Laura Ann Murray. La mejor suerte. Neil Armstrong Apollo 11”, reza la tarjeta que encontró Laura junto a la probeta. Esta nota, que ya ha sido verificada por un grafólogo, la habría recibido junto con la muestra de polvo lunar a los diez años de edad, cuando su padre era profesor en la Universidad de Cincinnati y compañero de Neil Armstrong.

La demandante sostiene que, con base al “Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre”, ningún país puede reclamar la propiedad de la luna ni de otros cuerpos celestes. Veremos si Laura consigue quedarse con su preciado tesoro o la NASA se hace cargo de la muestra lunar.