Damasco amanece el último día del año convertido en un polvorín.

31 de diciembre de 2012

Los ataques áreos y con morteros en Siria no cesan. Según fuerzas de la oposición, cinco civiles, entre ellos un niño, han muerto en Daraya mientras las tropas de Bachar Al Asad intentan hacerse con el control de esta barriada al sur de la capital.

La entrada de Yarmuk, al suroeste de Damasco, está destruida. El Ejército controla el regreso de refugiados a las zonas seguras e impide el paso a las zonas en manos de los rebeldes.

Aún así los refugiados siguen huyendo como pueden. La mayoría lo hace hacia las fronteras con el Líbano, Jordania, Turquía e Irak. Algunas cifras hablan de 700.000 refugiados y más de 2 millones de desplazados. En apenas dos años, la guerra se ha cobrado más de 45.000 víctimas.

El mediador de la ONU cree que si no hay tregua se vivirá en un infierno. Lajdar Brahimi ha anunciado este lunes en el Cairo que va a presentar a la comunidad internacional una nueva propuesta para tratar de solucionar el conflicto sirio, pero aún se desconocen los detalles.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines