Construye un circuito con obstáculos para la diversión de las ardillas que viven en su jardín

Los animales suelen ser una fuente inagotable de sorpresas por sus actitudes, reacciones o comportamientos. Los perros son considerados los más fieles, los caballos los más nobles, los koalas los más dormilones y las ardillas, probablemente, sean los animales más simpáticos y curiosos.

Pues bien, la simpatía de las ardillas ha cautivado a Steve Barley y a sus familia hasta el punto de construir pistas de obstáculos para ellas en el patio trasero de su casa.

Todo empezó en 2010 cuando Steve y su hijo construyeron el primer circuito sin pensar que su idea se acabaría convirtiendo en un hobby tanto para ellos como para estos pequeños animales que frecuentan su jardín.

Inicialmente, las estructuras eran más bien sencillas, pero con el paso de los años sus montajes se han ido tornado más complejos y con más obstáculos. Lo que ha hecho que sus curiosos visitantes se enfrenten ya a auténticas gincanas.

La última construcción recrea un circuito de Fórmula 1, con el que han organizado un evento deportivo a pequeña escala: una carrera por tiempos. La nueva pista tiene todo tipo de detalles, desde una salida con semáforo incluido hasta curvas pronunciadas, túneles o zonas de repostaje con nueces.

Así, casi sin quererlo, Steve Barley ha convertido el patio trasero de su casa en una sala de juegos para las ardillas que corretean por la zona.