El complejo sistema de oxígeno de Ifema instalado en 3 días por la UME, parados, voluntarios y autónomos

La Comunidad de Madrid anunció el viernes pasado la construcción de un hospital de campaña en Ifema con 5.500 camas de hospitalización y UCI para desestresar el sistema sanitario de la región y descongestionar así unos centros hospitalarios sobrepasados por el coronavirus.

El Arca de Noé, como se ha bautizado a este espacio, se ha levantado en pocos días y el personal sanitario atiende ya a 650 enfermos de COVID-19, una cifra que podría superar las 1.000 personas durante la jornada del domingo.  

Este hospital improvisado se ha construido en tan solo 3 días y medio gracias al esfuerzo de la Unidad Militar de Emergencia (UME), de voluntarios, autónomos y parados, que también han querido aportar su granito de arena a esta crisis.

El complejo sistema de oxígeno que requieren todos los centros sanitarios ha sido quizá una de las instalaciones que ha llevado más trabajo dada la su complejidad. A pesar de ello, en dos días y medio ya estaba a pleno rendimiento.

Así lo ha explica un miembro de la UME en un vídeo grabado desde la galería de servicio del pabellón 9 de la Feria de Madrid y publicado en las redes sociales: “El lunes a las 8 de la mañana aquí no había nada y esto quedó terminado aproximadamente el miércoles a mediodía”, asegura el militar.

Se trata de una obra de ingeniería formada por un entramado de cables, tuberías, colectores  y paneles de control que recorren los 300 metros de la galería. Una estructura necesaria para poner en funcionamiento los conductos de aire, oxígeno y vacío de este espacio que abastecen a las 1.500 camas ubicadas en este pabellón.

“En esta galería han trabajado unas 40 o 50 personas, de las cuales una pequeña parte éramos nosotros, unos 6 bomberos aproximadamente”, explica este  integrante de la UME.

Desde la Unidad Militar de Emergencias han querido agradecer a través de esta grabación el esfuerzo de todas las personas que han colaborado desinteresadamente: “Nosotros, la UME, hemos sido un pequeño granito de arena en este desierto que era el montón de trabajadores que ha venido aquí”.