Cena de gala en la Casa Blanca

Coonic

La de anoche ha sido la última cena de gala que ofrecían los Obama. El invitado, el primer ministro italiano, Matteo Renzi. Como homenaje, la anfitriona, la primera dama, se enfundaba en un favorecedor vestido de alta costura de Donatella Versace elaborado en cota de malla.

El Presidente reconocía que esta iba a ser una cena agridulce por ser la última, pero, aún así, recibía con honores al primer ministro italiano de quien ha destacado está "desafiando el statu quo con audaces reformas".

Tras los honores, la cena. Un evento al que han acudido casi 400 invitados que han degustado los platos del chef italo americano Mario Batali. La buena sintonía que existe entre los dos mandatarios ha quedado patente en los cariñosos brindis que realizaron.

Barack Obama. Por la amistad entre los americanos y los italianos. Por la búsqueda de un mundo mejor para las futuras generaciones, que siempre podamos ser audaces; que la fortuna nos sonría.

Matteo Renzi.

Por el Presidente Obama, por la Primera Dama, muchas gracias por su increíble viaje. Por el impecable servicio. Muchas gracias por los valores que inspiran no sólo en Estados Unidos, si no, también, alrededor del mundo.

Tras los brindis, prosigió una cena en la que la cantante Gwen Stefan animó a los invitados.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines