Captan la lucha violenta de una morena y un pulpo en el fondo del mar

Pocas veces el ojo humano logra captar una imagen tan impactante de la lucha entre dos animales. Un buzo de Sídney, Australia, llamado Chris Kreis disfrutaba hace unos días de su afición junto a su esposa y su hijo, pero mientras exploraba el arrecife de Bare Island, se sorprendió con el violento ataque de una morena a un pulpo, que dejó al cefalópodo vivo de milagro y sin un uno de sus tentáculos.

Cuando el octópodo percibe la presencia de la familia, se aleja de ellos y se acerca a una roca, pero en ese instante la morena aparece por sorpresa y se abalanza sobre él clavándole los dientes en una de las extremidades. El pulpo trata de defenderse retrocediendo y arrojando tinta sobre su atacante y ambos forcejean durante unos segundos mientras la morena gira sobre sí misma a gran velocidad. La escena sucede tan rápido que es necesaria la cámara lenta para apreciar los movimientos de los dos animales.

Finalmente, la víctima consigue escapar del enfrentamiento, y huye tras perder una de sus patas mientras que la morena se da a la fuga tras fracasar en su intento, según el buzo que grabó las imágenes. “Todo sucedió muy rápido”, dijo a Daily Mail Australia. “He estado buceando durante más de treinta años y nunca había presenciad algo así“, reconoció Kreis, que añadió que el pulpo parecía sorprendido y herido, pero también con mucha suerte de estar vivo.

Las morenas, con su cuerpo alargado y sus numerosos y afilados dientes, son uno de los principales depredadores de esas aguas tropicales y poco profundas, con peces, pulpos y crustáceos en la base de su alimentación. Afortunadamente para el pulpo, las secuelas del ataque tienen solución: su especie puede regenerar sus tentáculos, si pierden alguno de sus seis brazos o dos piernas.