Australia multará a los padres que no vacunen a sus hijos

Por desgracia, el movimiento antivacunas está creciendo en todo el mundo, poniendo en peligro la inmunidad de toda la población a enfermedades que ya se consideraban casi erradicadas y que podrían llegar a ser mortales. Por esta razón, algunos países comienzan a plantearse regular la vacunación infantil como algo obligatorio, no solo un derecho de la población.

En este sentido, Australia ha decidido multar a los padres que no vacunen a sus hijos. Afrontarán el pago de unos 21 dólares, 18 euros, por cada niño sin vacunar cada quince días que pase sin que se ejecute la vacunación.

El Gobierno australiano considera que los niños sin vacunar son un “riesgo para la salud pública” y por lo tanto una cuestión de estado. Además, aquellos adultos que cobren 80 dólares al día o más, tendrán que pagar una multa mayor por no vacunar a sus hijos.

Los datos muestran que, en Australia, el porcentaje de niños de menos de siete años sin vacunar ha pasado del 0,23% en 1999 al 1,77% en 2014, por lo que el Gobierno planea un programa de actuación completo par frenar el avance de los antivacunas.