Agreden a dos vigilantes de seguridad tras colarse en el Hospital de Salamanca

La agresión de dos jóvenes a los vigilantes de seguridad del Hospital Clínico Universitario de Salamanca ha causado una fuerte indignación en las redes sociales por la violencia empleada por los autores durante el ataque. Así se puede ver en un vídeo de algo más de un minuto y medio que se ha viralizado en las últimas horas.

En las imágenes aparecen los agresores propinando tortazos, empujones y vertiendo graves amenazas sobre los encargados de la seguridad del complejo hospitalario en los exteriores del mismo. Todo ello provocó que los guardas tuvieran que responder desplegando sus defensas para repeler el ataque.

Especialmente, uno de los jóvenes actuó con una agresividad desmesurada y se mostró extremadamente desafiante con el fin de intimidar a los trabajadores. “No me agarres, que te pego un puñalón”, se escucha decirle al vigilante tras pegarle un manotazo en la cara.

Según las informaciones de algunos medios locales, el incidente se produjo el sábado por la tarde después de que estos trataran de colarse en el interior del edificio por el área de las urgencias pediátricas del hospital. Al observarlo, los miembros de la seguridad privada los interceptaron y los expulsaron del recinto. Fue entonces cuando empezó la trifulca.

Esta agresión ha provocado un fuerte rechazo por parte de ciudadanos y autoridades. En este sentido, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fermández Mañueco, ha expresado su enérgica condena a través de las redes sociales.

“Todos los trabajadores de los centros sanitarios de Castillay León, sea cual sea su función, se dedican en cuerpo y alma a cuidar de nuestra salud y merecen el máximo respeto y consideración. Mi más enérgica condena ante esta agresión y solidaridad con los vigilantes agredidos”, escribe Fernández Mañueco en su perfil de Twitter.

La policía ha logrado identificar a los autores de la agresión y las víctimas han interpuesto una denuncia contra ellos, según informan los medios locales. Afortunadamente, ninguno de los dos trabajadores ha resultado herido de gravedad.