Actuaciones de los Mossos como esta abren el debate sobre el modelo policial en Cataluña

La actuación de los Mossos d’Esquadra durante los disturbios en las protestas por Pablo Hasél han abierto el debate sobre la necesidad de revisar el modelo de orden público en Cataluña. Y es que muchas personas dudan de la proporcionalidad en el uso de la fuerza por parte de la policía catalana durante las manifestaciones de los últimos días que han derivado en actos vandálicos, quema de contenedores, comercios destrozados o ataques a medios de comunicación.

Si hace unos años fueron las pelotas de goma que utilizaba el cuerpo policial catalán en las manifestaciones las que encendieron la mecha, ahora han sido sus sustitutas, las bolas de foam, después de que una manifestante perdiera un ojo el martes pasado por el impacto de una de ellas.

A partir de aquí, cualquier intervención de los Mossos durante las protestas por Hasél se ha mirado con lupa y las redes sociales han ardido con algunas de sus actuaciones. Los usuarios han sido especialmente críticos con las cargas de los antidisturbios contra los manifestantes en espacios cerrados como las que se han producido este fin de semana en Barcelona.

Son numerosos los vídeos que muestran una carga policial este sábado tras encapsular y acorralar a decenas de asistentes en la calle Gran de Gràcia. Las imágenes hablan por sí solas. En ellas se puede apreciar una línea de agentes avanzando con sus defensas en las manos hacia los manifestantes para hacerlos retroceder a base de golpes, pero estos no pueden escapar porque se encuentran a su espalda otra barrera de antidisturbios esperándolos.

Se trata de un operativo que, según parece, no seguiría los protocolos del cuerpo y que ha causado varios heridos, algunos de ellos con porrazos en la cabeza, tal y como informa elperiodico.com. La noche del sábado fue especialmente conflictiva ya que se saldó con 38 personas detenidas, 16 de ellas menores, por saqueos y actos vandálicos en la capital catalana.