Unos 200 ataúdes acaban en el mar tras el derrumbe de un cementerio ubicado en un acantilado

Parte del cementerio de Camogli, una localidad ubicada en la región italiana de Liguria, se ha desprendido por el acantilado en el que se encuentra ubicado a unos 50 metros sobre el nivel de mar. Un corrimiento de tierras ha provocado este suceso que ha acabado con más de 200 ataúdes en el agua.

Así se puede apreciar en unas imágenes grabadas por los empleados del lugar, que en el momento de los hechos estaban restaurando algunos de sus panteones. Afortunadamente, se encontraban en el lado opuesto a la zona donde se ha producido el derrumbe y no ha habido que lamentar daños personales.

Las imágenes son realmente impactantes porque se puede ver perfectamente toda la secuencia de la caída de la zona de nichos afectada, algo que sospechaban los trabajadores a juzgar por los comentarios y gritos que lanzan en sus grabaciones justo antes de producirse.

Según las declaraciones de los presentes recogidas por algunos medios locales, el suelo empezó a vibrar y parte de la estructura del camposanto se agrietó antes de desprenderse por el precipicio hasta las rocas que hay decenas de metros más abajo.

Todo apunta a un corrimiento de tierras provocado por la erosión del acantilado, que se habría visto agravada por las violentas tormentas que suelen azotar esta zona de la región de Liguria.

Según el concejal de Obras Públicas de Camogli, Tino Revello, el área estaba en observación desde hacia algún tiempo y se habían iniciado las tareas para la consolidación del terreno de debajo del cementerio.

La principal preocupación ahora es la inestabilidad de la zona, por donde pasa una carretera costera muy frecuentada. Por este motivo, los bomberos trabajan a destajo para asegurar el lugar y recuperar los restos.