Victoria Federica es más madura de lo que creemos y su último año lo demuestra

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - MARCH 23: Victoria Federica de Marichalar y Borbon  attends
Victoria Federica está madurando a pasos agigantados en muchos aspectos de su vida (Photo by Beatriz Velasco/Getty Images)

La hija de la infanta Elena, Victoria Federica Marichalar y Borbón, tiene ya 21 años y muchos la siguen viendo como una niña pija ‘royal’ que vive del cuento y se mete en líos, sin embargo, Victoria Federica ha cambiado mucho.

En el ideario de muchos, la hija de Jaime de Marichalar es una niña joven más bien pavita, un poco sosa y sin demasiadas inquietudes. Obviamente en esa misma idea encaja que vive del dinero de su familia y de la cuenta corriente de su madre y no se le conoce oficio ni beneficio o, bueno, beneficio sí.

También la recuerdan por polémicas tan sonadas como el supuesto uso de las tarjetas black ilícitas de su “persona favorita”, es decir, su abuelo Juan Carlos I o por el amor hacia su yegua, sobre la cual también pesó la sombra de la duda a nivel legal.

Como olvidar, por otra parte, sus escándalos durante la pandemia cuando ella y su hermano Froilán fueron vistos en varias ocasiones saltándose a la torera y de un modo irresponsable las medidas sanitarias impuestas por el Gobierno.

Que si el toque de queda, que si la distancia social, que si la mascarilla, que si fiestas ilegales… desde luego, hicieron el completo con multa de tráfico incluida por aparcar donde más les apetecía sin contar que era zona peatonal o de minusválidos.

Sin embargo Vic, que así la llama su círculo cercano, ha cambiado muchísimo en este último tiempo y, aunque conserva su esencia de niña, se ha vuelto toda una mujer pasados los 20. Primero se independizó y dejó de vivir junto a su madre para mudarse junto al que por aquel entonces era su novio, el DJ Jorge Bárcenas.

Además de eso, tendría una apretada agenda de eventos que cumple rigurosamente y eso, aunque parezca que no, es trabajo. Lugares en los que la prensa se agolpa y ella hace aparición, sobre todo últimamente, se garantizan publicidad de la buena.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Victoria Federica también ha empezado a tomarse en serio lo de ser influencer en redes sociales y el cambio de su perfil de Instagram ha sido realmente radical. Ahora sube fotografías cuidadas, con outfit de infarto y nada de sudaderas, pelo desmelenado o fotos ‘chorras’ como antes, Vic tiene consciencia de que eso puede ser su gran negocio si las marcas de lujo la eligen como embajadora.

Además todas estas muestras de la madurez actual de Victoria Federica, también tenemos el aspecto sentimental, la elegancia y privacidad con la que ha llevado su ruptura con Jorge tras años juntos es admirable por parte de ambos.

Sin ir más lejos, la sobrina del rey Felipe VI y su expareja han estado juntos en Cádiz, concretamente en Tarifa, junto a un grupo de amigos y la complicidad y el buen rollo que tienen es genial, no todas las parejas pueden seguir siendo amigos tras la ruptura.

A juzgar por su independencia y responsabilidad actuales, la inteligencia emocional de Vic también evoluciona, como la de todos, con el paso de los años y me está gustando mucho esta mujer empoderada que toma las riendas de su vida aunque siempre haya venido de buena cuna.

Te puede interesar...