La desescalada empieza por las redes | La viñeta de Malagón