Veto de Trump sobre hostilidades a Irán sortea votación en el Senado de EEUU

El veto de Donald Trump a una resolución del Congreso que buscaba limitar su poder para atacar a Irán sorteó este jueves una votación en su contra en el Senado de Estados Unidos, donde se precisaba una mayoría de dos tercios para anular la decisión presidencial.

Los legisladores votaron 49-44 para apoyar la resolución aprobada por el Congreso a principios de este año, que el millonario republicano había calificado como un intento "muy insultante" para limitar su autoridad.

Ante ese resultado, el veto de Trump se mantiene en pie por lo que el mandatario podría ordenar a discreción hostilidades contra la república islámica.

La resolución bipartidista decía que el presidente no puede comprometer a las fuerzas estadounidenses, o cualquier parte del gobierno o el Ejército, para atacar a Irán sin la autorización explícita del Congreso.

Republicanos y demócratas impulsaron esa medida por temor a que la Casa Blanca corriera el riesgo de entrar en guerra con la república islámica.

Trump predica la necesidad de reducir los enredos militares estadounidenses en el extranjero, pero ha intensificado la hostilidad hacia Irán, y su administración ha impuesto sanciones económicas paralizantes a Teherán.

En enero, Trump ordenó un ataque con drones que mató al general iraní Qasem Soleimani, en el aeropuerto de Bagdad.

El asesinato elevó la tensión entre los dos países.

Soleimani era reconocido como el arquitecto de las actividades desestabilizadoras de Irán en todo el mundo, pero los demócratas y expertos condenaron su eliminación como desproporcionada y provocativa.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, apoyó al presidente.

"Debemos mantener la medida de disuasión que restablecimos con el golpe decisivo contra Soleimani", dijo McConnell antes de la votación.

"Eso comienza hoy con la defensa del veto legítimo del presidente a una resolución equivocada de los poderes de guerra", agregó.

El senador demócrata Tim Kaine dijo que Trump tiene un "malentendido fundamental" del mandato del Congeso en materia de guerra, y que el Congreso no está obligado a seguir el juego al presidente.

"Tenemos nuestras propias responsabilidades independientes que juramos hacer cumplir", agregó Kaine.

La administración Trump asegura que puso a Irán en su lugar. Pero una escalada verbal reciente, tras un incidente entre barcos en el Golfo, mostró que las tensiones siguen altas.

Es la segunda vez que Trump veta restricciones del Congreso sobre sus iniciativas militares. La anterior fue el bloqueo a una resolución para poner fin al apoyo de Estados Unidos a la ofensiva de Arabia Saudita en Yemen.