Verdes alemanes eligen candidato este mes, con ventaja para la copresidenta

Agencia EFE
·3 min de lectura

Berlín, 7 abr (EFE).- Los Verdes alemanes, segunda fuerza en intención de voto ante las elecciones generales del próximo septiembre, definirán a su candidato a la Cancillería el 19 de abril, designación para la que parte con cierta ventaja la copresidenta del partido, Annalena Baerbock.

La cúpula de la formación ecologista propondrá formalmente a su candidato el próximo 19, comunicaron hoy fuentes del partido. A ese puesto aspiran tanto Baerbock como el copresidente Robert Habeck, ambos en esos puestos desde 2018. Dicha designación será sometida luego a la ratificación por el congreso del partido, que tendrá lugar del 11 al 13 de junio.

Habeck estaba hasta el año pasado entre los políticos mejor valorados del país, pero en los últimos meses ha avanzado posiciones Baerbock. A Habeck, escritor antes que político, de 51 años y padre de cuatro hijos, se le reconoce más carisma, combina el talento estratégico con sus buenas dotes de orador y aporta algo de experiencia de gobierno, a escala regional, ya que fue titular de Medioambiente en el "Land" de Schleswig-Holstein.

A Baerbock, de 40 años y madre de dos niñas, se le atribuye más instinto político, espíritu combativo y mayor competencia en cuestiones económicas y sociales, además de medioambientales . Desde su escaño en el Bundestag (Parlamento federal), donde ingresó en 2013, ha ido ganando perfil ante sus compatriotas como representante de la vía pragmática de su partido.

Según una encuesta del instituto Forsa, a Baerbock se la considera además más capacitada para sacar el mejor resultado para su partido, independientemente de quién acabe siendo su rival conservador. El bloque de la canciller Angela Merkel mantiene la primera posición en intención de voto -un 27 %, cuatro puntos más que los Verdes y once por encima de sus socios de coalición, los socialdemócratas, cuyo candidato en las generales será el ministro de Finanzas, Olaf Scholz-.

De ser Baerbock la elegida, los Verdes se convertirían en el único entre los grandes partidos con una mujer como candidata a la Cancillería. Es la primera vez también en sus 40 años de historia que los Verdes tienen opciones de alcanzar el poder de la primera potencia europea. Hasta ahora, su única experiencia en un gobierno federal fue como socio del socialdemócrata Gerhard Schröder (1998-2005).

INDEFINICIÓN CONSERVADORA

Los conservadores deben asimismo definir aún a su candidato para las primeras generales desde 2005 en que no les liderará Merkel, ya que se retirará del poder tras la formación del nuevo Gobierno. El pulso por esa designación está entre el líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el centrista Armin Laschet, y el de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), el derechista Markus Söder.

Desde las propias filas de la CDU se considera a Söder más capacitado para retener el poder para la formación. Laschet, al frente de la CDU desde enero, no ha consolidado aún su liderazgo y ha tenido una gestión errática ante la pandemia en su "Land", Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país.

A diferencia de los Verdes, los conservadores no tiene definida aún su hoja de ruta clara hacia la designación de su candidato. La intención de Laschet es que se produzca antes de Pentecostés (en mayo), mientras que la CSU apremia para acelerar el ritmo. Este domingo habrá una reunión entre los dos líderes y representantes del grupo parlamentario.

EL ALZA VERDE

De la concreción de la candidatura de los Verdes puede depender que se disparen sus expectativas ante las generales. Hasta hace poco, se consideraba que la constelación más probable para el próximo Gobierno alemán sería una coalición bajo liderazgo conservador con los ecologistas como aliados, una fórmula inexplorada a escala federal.

Tras las elecciones regionales celebradas el pasado marzo en dos "Länder", en que la CDU se hundió a mínimos históricos, la ventaja entre los conservadores y verdes en los sondeos se ha recortado. Ahora se considera posible, incluso, un relevo en el poder a favor de un tripartito comandado por los Verdes, con socialdemócratas y liberales como socios.

Menos viable parece un frente entre ecologistas, socialdemócratas e Izquierda, por los abismos ideológicos con esta última formación, especialmente en materia de política exterior.

(c) Agencia EFE