La verdad tras la criticada foto de la hija de Terelu Campos, Alejandra Rubio, y su gato

Marina Prats

Los cascabeles y los gatos van de la mano en el refranero popular —”¿Quién pone el cascabel al gato?”—, en dibujos animados como Tom y Jerry y, por supuesto, en muchas casas del mundo minino. Esa costumbre tan arraigada, la ha adoptado también la hija de Terelu Campos, Alejandra Rubio, con su nueva mascota, un gato de tres meses y medio al que ha adoptado y ha llamado Salem.

La influencer lo presentó en su cuenta de Instagram este domingo y sus seguidores se fijaron en este complemento que adornaba el cuello del animal. La respuesta fue unánime: la joven recibió una oleada de críticas señalando que el gato podía estresarse e incluso enloquecer con el sonido del cascabel.

 

Rubio rectificó solo unos minutos después diciendo que ya le había quitado el cascabel, pero el debate ya estaba servido: ¿Son de verdad tan malos los cascabeles para los gatos? ¿Qué daños pueden producir en el animal? Los veterinarios no se atreven a dar una respuesta concreta ya que no hay estudios ni evidencias científicas sobre el tema. Sin embargo, los expertos sí se aventuran a desmitificar algunas creencias y a dar unas indicaciones a tener en cuenta. 

❌ Los deja sordos

Con respecto a si este tintineo constante pueda provocar sordera o dolencia en los oídos de los animales, los expertos son claros: no hay ninguna evidencia científica. “Parece que tener un sonido permanente no es del todo bueno, pero no tengo constancia de ningún caso clínico de patologías cuyo origen sea ese”, señala Manuel Lázaro, vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid. 

Tienen más dudas los responsables de la web especializada Experto Animal, que insisten en que no hay estudios sobre el tema pero indican que si se expone al animal a un ruido alto y constante es posible dañarle el tímpano. Ocurriría igual con los humanos, por ejemplo, al escuchar música alta durante tiempo...

Sigue leyendo en El HuffPost