¿De verdad compensa comprar marcas blancas?

Eduardo Loren

Dos personas, dos carritos de la compra distintos y una misma lista. Con el objetivo de conocer si los productos de marca blanca realmente son más baratos, en El HuffPost hemos acudido a un supermercado de Mercadona situado en el barrio de La Paz, al norte de Madrid.

Los dos consumidores deberán recorrer los pasillos de este establecimiento para meter en sus respectivas cestas productos como leche, galletas o yogures, pero no serán exactamente los mismos: uno solo cogerá los de la enseña del supermercado y el otro solo los del fabricante (Pascual, Danone, Lays, Mahou...). 

La elección de una tienda de esta cadena como el lugar donde realizar este experimento se debe a que es el supermercado preferido por los españolescon una cuota de mercado del 24,3%, según la consultora Kantar Worldpanel. La política de esta empresa llamada “siempre precios bajos” y su gran apuesta por la marca blanca tendrá algunos inconvenientes: algunos productos solo estarán disponibles bajo la enseña propia.

La diferencia de precio se nota desde el primer momento. Todos los productos de Hacendado o Deliplus son más baratos que su homólogo del fabricante. Por ejemplo, un litro de leche entera con el distintivo del supermercado cuesta 59 céntimos, mientras que el precio de su equivalente de Pascual se eleva hasta los 89 céntimos.

Esta distancia es sustancial en algunos casos. Una cerveza de Mahou en su modalidad clásica (0,55 euros) duplica el precio de la Steinburg (0,25 euros). Las bebidas, los refrescos, los productos de limpieza, los aceites... son algunos de los productos con mayor margen.

Aquí puedes ver la diferencia de precio entre todos los productos:

Una vez finalizada la compra, el total del recibo también difiere mucho entre un caso y el otro. El carrito lleno de productos de marca blanca ha costado 23,45 euros, mientras que el otro ha ascendido a 41,12 euros. 

 Aquí puedes ver...

Sigue leyendo en El HuffPost