Los veraneantes europeos pasan horas atrapados en carros y trenes debido a los atascos

·1 min de lectura

Los franceses lo llaman "chassé-croisé", un lado que cruza al otro. Cuando los veraneantes de julio se encuentran con los veraneantes de agosto.

Este sábado en la mañana se produjeron casi 800 kilómetros de atascos a través del país, clasificados en negro para las salidas y en rojo para los retornos.

El valle del Ródano ha sido el más congestionado, con unos 141 km de retrasos sólo en la autopista A7, y se observaron 123 km de atascos en la A10, que une la región de París con Burdeos.

En San Gotardo, Suiza, se produjo un atasco de más de 20 kilómetros, y los viajeros estuvieron esperando hasta 3 horas después de que un coche se incendiara cerca de Göschenen.

La situación no mejora en tren, ya que, en la estación de Lyon de París, el viernes fue el día más concurrido del año en Francia, con cerca de 400.000 personas viajando en tren.

El tren franco-belga Thalys, se quedó bloqueado después de chocar con un animal en Bélgica. Thalys explicó que los viajeros atrapados tenían tres opciones: o bien dormir en uno de los 4 trenes puestos a su disposición, o bien ir a un hotel pagado por Thalys, o incluso tomar un taxi para ir a Bruselas. Según la policía, 800 personas durmieron en estos trenes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente