Qué significa que hayan detectado señales de radio en Venus

·5 min de lectura
Representación artística de la sonda Parker Solar Probe de la NASA sobrevolando Venus. (Crédito imagen: NASA / Johns Hopkins / APL / Steve Gribben).
Representación artística de la sonda Parker Solar Probe de la NASA sobrevolando Venus. (Crédito imagen: NASA / Johns Hopkins / APL / Steve Gribben).

Venus, el lucero del alba, el planeta más parecido en términos de masa, tamaño y composición. Es además el más cercano a la Tierra, y se encuentra dentro de la zona de habitabilidad de nuestro sol. Sin embargo, como todos sabemos, la vida bulle en la Tierra mientras que Venus es un páramo infernal rodeado de una atmósfera tan densa y opaca, que hemos tenido que esperar hasta hace unas semanas para concluir que un día venusiano dura 243,0226 días terrestres aproximadamente (es decir casi dos tercios de un año terrestre).

¿Por qué esas diferencias tan acusadas entre ambos mundos hermanos? Algunos científicos creen que la gran diferencia se produjo por la magnetosfera. La Tierra, cuenta con un núcleo incandescente y móvil de hierro que la transforma en un enorme imán. El campo que produce, además de guiar nuestras brújulas, protege al planeta de los dañinos efectos de la radiación solar, provocando además un precioso efecto secundario en el proceso: las auroras boreales.

Venus en cambio no cuenta con magnetosfera, y está más cerca del sol. Pese a que inicialmente pudo contar con características que lo harían proclive para la vida, cierto aumento drástico de la actividad solar en el pasado, pudo iniciar un calentamiento del planeta por efecto invernadero cuyas devastadoras consecuencias son obvias.

No obstante, de un tiempo a esta parte Venus ha recuperado parte de su protagonismo a efectos científicos. Sucedió hace unos meses con el hallazgo de fosfina en las capas altas de su atmósfera (lo cual algunos interpretaron como una señal de vida) y ha vuelto a suceder ahora con la detección por parte de la sonda solar Parker de la NASA de ciertas emisiones de radio (de origen natural, no hiperventiléis) procedentes de su interior.

Lo primero que podéis preguntaros es qué hace una sonda solar como la Parker estudiando Venus. Bien, la respuesta es sencilla, la nave (lanzada en 2018) aprovecha el tirón gravitatorio del segundo planeta del sistema solar para ir colocándose poco a poco en su emplazamiento final, desde el que estudiará la corona del astro rey, así como los vientos solares. 

Y en fin, ya que Parker visita periódicamente las cercanías de Venus, los científicos aprovechan para testar sus instrumentos de medición intentando atravesar la cortina gaseosa que oculta su superficie. Gracias a los datos obtenidos en esos sobrevuelos, los instrumentos de la sonda Parker permitieron a los científicos divisar por primera vez el anillo de polvo orbital que rodea a Venus, así como – de forma inesperada – atravesar la capa de nubes y visualizar la superficie “tostada” de nuestro cercano vecino.

Ahora, como os decía, Parker ha logrado captar señales naturales de radio provenientes del interior de la atmósfera venusiana. Las lecturas se realizaron el pasado 11 de julio de 2020, durante el tercer sobrevuelo a Venus.

Uno de los aspectos que desconciertan a los científicos tiene que ver con la anteriormente citada falta de magnetosfera en Venus, que en cierto modo debería de provocar un adelgazamiento de la atmósfera durante los períodos de actividad solar intensa. En efecto, el viento solar debería empujar la atmósfera de venus hacia el espacio y sin embargo los investigadores han venido observando justo lo contrario desde sus telescopios terrestres. ¿Cómo es posible que la ionosfera de Venus se haga más tenue durante los periodos de baja actividad solar?

Durante el último sobrevuelo a Venus de la sonda Parker, que situó a la nave a apenas 833 kilómetros de la superficie del planeta, los investigadores tuvieron la oportunidad de comprobar si lo que captaban los telescopios terrestres era real, o si se trataba de un error motivado por la distancia. Así, durante un período de 7 minutos, el instrumento FIELDS de la sonda tomó medidas de la atmósfera venusiana al tiempo que escaneaba simultáneamente todas las frecuencias del espectro de radio.

Al estudiar los resultados, el experto en Venus Glyn Collinson, de la División de Ciencia Heliofísica de la NASA, se dio cuenta de que el instrumento FIELDS había logrado viajar a través de la atmósfera de Venus, facilitando la primera medición en casi 30 años. Así fue como descubrió que las señales de radio de baja frecuencia captadas provenían de la ionosfera planetaria, es decir de la región atmosférica en la que existe plasma (que no es más que un gas cargado eléctricamente).

En 1992, otra sonda de la NASA llamada Pioneer Venus Orbiter realizó una observación de la ionosfera justo durante punto de máxima actividad del período de 11 años que sigue cíclicamente el sol. Las medidas tomadas ahora por la Parker, se efectuaron seis meses después de que la actividad solar alcanzara su mínimo. 

Al comparar ambas mediciones, Collinson y su equipo fueron capaces de demostrar matemáticamente que existen diferencias atmosféricas significativas entre ambos momentos. Y sí, en efecto la atmósfera venusiana parece ser considerablemente más delgada ahora que en 1992, lo cual apoya la teoría de que la ionosfera de Venus varía de forma substancial a lo largo del ciclo solar de 11 años. Los telescopios terrestres tenían razón.

Ahora solo falta explicar por qué sucede esto. En opinión de Collinson, todo esto demuestra lo poco que comprendemos el funcionamiento físico de nuestro planeta hermano. La idea ahora es intentar averiguar todo lo que podamos sobre el hecho diferencial de Venus. ¿Por qué nuestro mundo es habitable y Venus no?

Tal vez, en algún momento próximos logremos reducir la fascinación que todos sentimos por Marte (aunque Elon Musk nos lo está poniendo complicado) y encontremos el momento de volver la mirada a nuestro vecino lucero del alba. Entender por qué se convirtió en un erial abrasador tal vez podría ayudarnos a evitar que algo así sucediese en nuestro mundo azul.

Me enteré leyendo Gizmodo.com

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente