La venta de BBVA USA reforzará al Grupo para acometer posibles compras

Madrid, 16 nov (EFE).- La venta por 9.700 millones de euros de BBVA USA, anunciada por sorpresa este lunes, permitirá al Grupo BBVA reforzar su capital y su solvencia y estar mejor preparado para analizar sus opciones, entre ellas elevar el dividendo, recomprar acciones o hacer alguna compra o fusión dentro o fuera de España.

Así lo han explicado hoy en una conferencia con analistas el presidente del Grupo, Carlos Torres Vila, y el consejero delegado, Onur Genç, que no han hablado abiertamente de compras, pero sí han admitido que el crecimento inorgánico en franquicias donde puedan generar valor está entre las opciones a considerar.

"La venta (de BBVA USA) genera un valor enorme para nuestros accionistas" y nos da solidez y "mucha flexibilidad estratégica", para utilizar ese capital en "mercados líderes con franquicias rentables", así como para aumentar la retribución al accionista, han precisado.

En cualquier caso, la entidad tiene tiempo para hacer sus planes, entre 6 y 9 meses, que es lo que tardarán las autoridades pertinentes en dar todas las autorizaciones a esta operación, además de que el Banco Central Europeo (BCE) no levantará hasta 2021 el veto impuesto el pasado abril a la banca para repartir dividendos.

La venta generará 300 puntos básicos de capital, con lo que la entidad se situará casi 600 puntos por encima de lo requerido por las autoridades en términos de CET1 "fully loaded", lo que le permitirá tener músculo suficiente para mejorar el dividendo y también para acometer una recompra de acciones "relevante" y aprovechar los bajos precios.

"Tenemos muchas opciones estratégicas", han explicado, para añadir que no les gusta operar con colchones de capital demasiado grandes "porque eso penaliza el retorno al accionista". "Ya veremos cuál es el equilibrio óptimo".

Sin querer entrar en detalles de cómo se gestó la operación con PNC, sí han explicado que la oportunidad surgió el pasado mayo, cuando este grupo vendió su parte de BlackRock y se encontró con dinero en efectivo, algo poco frecuente en este tipo de compras, que se suelen articular con acciones.

Tampoco quisieron adelantar si están considerando entrar en el baile de fusiones que ya ha comenzado en España y han dicho, como hacen en cada rueda de prensa, que analizarán todas las oportunidades, verán si encajan en su estrategia y sobre todo, si generan valor para sus accionistas a largo plazo, que es su principal objetivo y "no va a cambiar".

(c) Agencia EFE