Venezuela | Maduro condiciona el diálogo con la oposición al fin de las sanciones internacionales

Peligran las negociaciones entre el Gobierno de Venezuela y la oposición.

Este jueves, durante su discurso anual de "rendición de cuentas" en la Asamblea Nacional, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, arremetió contra la comunidad internacional y dijo que la continuación del diálogo con la oposición dependía de la liberación de las sanciones impuestas al país.

"Estamos esperando que el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica cumpla su palabra y libere los recursos de los 3.150 millones de dólares firmado con la (opositora) Plataforma Unitaria (PU), con la participación del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. Esperamos ese depósito, pues, para seguir las conversaciones, para que tengan validez", dijo el mandatario.

El Gobierno venezolano y la oposición comenzaron una serie de negociaciones en noviembre en Ciudad de México, con el principal objetivo de descongelar los entre 3 000 y 5 000 millones de dólares retenidos en el Banco Central de Venezuela en Estados Unidos y en el Banco de Inglaterra, con la ayuda de Estados Unidos.

En su comparecencia, Maduro afirmó: "Se estima, según expertos que durante estos últimos ocho años el imperialismo robó de los bolsillos de Venezuela la cantidad de 411 millones de dólares diarios. Un robo criminal".

Maduro también pidió a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que levante "todas las sanciones" aplicadas por el Gobierno norteamericano desde 2018.

"Busquemos y encontremos un destino común para Venezuela, y esa meta común para Venezuela y ese objetivo común debe decirse en una sola voz. 'Basta de sanciones, que el Gobierno de Joe Biden levante todas las sanciones criminales contra la República Bolivariana de Venezuela'. Basta ya de sanciones criminales".

Una vez comenzaron las negociaciones del Gobierno de Venezuela y la oposición, Estados Unidos autorizó a la petrolera Chevron a retomar la extracción de recursos naturales en el país.

El departamento del Tesoro de Estados Unidos dejó claro que esta medida impide que la petrolera estatal venezolana PDVSA reciba ganancias de las ventas de petróleo y que el resto de sanciones siguen vigentes.

Tanto el Gobierno de Venezuela como la oposición aclararon que, una vez el capital retenido en el extranjero sea liberado, una parte de este servirá para financiar al Gobierno chavista y la otra irá a parar a un fondo de ayuda humanitaria manejado por la ONU. Todo esto, con el propósito de paliar la crisis humanitaria que vive el país sudamericano.