Los motivos turbios tras la caída en desgracia de la mayor promesa de la WWE

·5 min de lectura
El luchador Velveteen Dream. Foto: WWE.
El luchador Velveteen Dream. Foto: WWE.

La World Wrestling Entertainment (WWE), la célebre empresa norteamericana que gestiona la lucha libre profesional, no está pasando por su mejor momento. La compañía, líder mundial en esta disciplina a caballo entre el deporte y el espectáculo teatral con millones de seguidores alrededor del planeta (y que, si eres español y tienes ya edad de estar vacunado, conocerás con el nombre de Pressing Catch), está sufriendo, como todas, las consecuencias de la crisis del coronavirus y el bajón de rentabilidad que ha supuesto en la industria del ocio al haber desaparecido el público que rodeaba el ring en cada una de sus citas y mantenerse solo como cita televisiva o por streaming. Así, a Vince McMahon no le ha quedado más remedio que despedir a unos cuantos luchadores.

Pero el caso de Velveteen Dream es especial. La salida del personaje interpretado por Patrick Clark Jr., conocida ayer mismo, no se debe únicamente a motivos económicos. Y es muy sorprendente porque, aunque en los últimos tiempos estaba de capa caída, hasta hace bien poco se contaba entre los favoritos de la audiencia y su nombre entraba en las quinielas habituales para llegar a proclamarse campeón.

Concretamente se le veía como uno de los aspirantes más claros para la franquicia NXT, la tercera en importancia de las que organiza la compañía tras Raw y SmackDown, y con solo 25 años su progresión parecía imparable. Hablamos de alguien a quien el mismísimo John Cena, llegó a designar como la próxima gran superestrella y Hulk Hogan se ofreció a ser su representante. Posiblemente te suenen estos nombres incluso aunque nunca te hayas interesado por el wrestling, lo que puede darte una idea de la magnitud que Velveteen Dream empezaba a alcanzar.

¿Por qué la WWE no ha tenido piedad y ha optado, en unos momentos tan duros, por cargarse a quien podría llegar a ser pronto una de sus principales figuras, es decir, una de las mayores máquinas de generar dinero? Entre los motivos se puede destacar uno. Clark se enfrenta a acusaciones de ser un depredador sexual de menores.

Velveteen Dream saltando sobre su rival Kushida durante uno de sus últimos combates. Foto: WWE.
Velveteen Dream saltando sobre su rival Kushida durante uno de sus últimos combates. Foto: WWE.

No hay nada juzgado ni condenado todavía, por supuesto, y Patrick goza de presunción de inocencia, como cualquier otra persona. Pero contra él se agolpan varios testimonios de gravedad que se refieren a su conducta inapropiada. El más contundente es el de Josh Fuller, un luchador independiente que publicó en junio del año pasado un hilo en su perfil de la red social Twitter detallando los acontecimientos y aportando como pruebas capturas de pantalla de los mensajes que intercambiaron.

Fuller indica que en el momento de los hechos él tenía 16 años, mientras que el intérprete de Velveteen Dream ya iba por 19. En su relato asegura que fue él mismo quien se acercó a Clark, ya entonces una estrella emergente, por la admiración que le generaba, yendo a saludarle tras un espectáculo, y que el propio Patrick le propuso mantener el contacto a través de Facebook y le prometió que le ayudaría a entrar en el universo de la WWE. Con el tiempo, el tono de las conversaciones fue subiendo, pese a la incomodidad creciente de Josh, hasta el punto de que Patrick le llegó a exigir que se desnudara ante la cámara de su ordenador "para comprobar sus progresos en el gimnasio".

Asegura que si no contó estos hechos antes fue por miedo a que tuviera alguna consecuencia en su carrera naciente en el ring. Y también indica que ha contactado con alguna de las otras víctimas, tanto chicos como chicas pero siempre en edad adolescente, que desde abril de 2020 venían denunciando haber sufrido acoso de Velveteen Dream. Algunos de ellos incluso afirman haber recibido fotografías de Patrick Clark desnudo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La justicia tendrá que pronunciarse al respecto cuando corresponda, pero de momento la WWE ha sido más rápida y ha prescindido de Velveteen Dream desde este mismo jueves, informa Bleacher Report. Lo cierto es que, aunque ahora se haya producido la salida oficial, su presencia en los episodios de NXT se había reducido en los últimos meses. Durante 2020 solo tuvo apariciones esporádicas, a menudo saliendo derrotado, mientras que en lo que llevamos de 2021 aún no se le había llegado a ver en ningún combate.

El hecho de que la WWE haya tardado más de un año en despedirle desde que saltaron las primeras alarmas hace pensar que, al menos en un primer momento y como mínimo de cara a la galería, la compañía confiaba en su inocencia, pero que al final ha acabado cediendo a la presión del público. Porque Clark era uno de los favoritos, hasta el punto de que permaneció como campeón de NXT Norteamérica durante 231 días, el reinado más largo hasta ahora. Pero los escándalos extradeportivos han hecho mella en su reputación.

Probablemente lo que hacía particularmente interesante y popular a Velveteen Dream era su gimmick, es decir, la caracterización del personaje no según sus cualidades técnicas como peleador, sino a partir de su identidad: la personalidad que transmite, el atuendo que luce... en definitiva, las particularidades que lo hacen reconocible y distinguible del resto. En el caso de Clark, su alter ego estaba basado en el músico Prince, lo que se apreciaba en detalles como peinados, maquillaje y vestuario (con uso abundante del color morado), además de jugar con una ambigüedad sexual o incluso bisexualidad que se alejaba mucho del estilo más clásico de luchadores toscos y rudos. Y la ventaja que tenía es que, siendo muy joven para lo que suele ser habitual en este negocio, tenía aún mucho margen de evolución y mejora.

Como cabía esperar, Patrick negó en su momento todos los hechos a través de una cuenta de Twitter ya clausurada. Tampoco se puede encontrar ahora perfiles en otras redes habituales como Instagram. El caso ni siquiera está en los tribunales aún, pero tras todo el ruido generado, se puede decir que la carrera de Velveteen Dream está ya sentenciada.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente