El magistrado justifica la puerta cerrada para evitar una "victimización secundaria"

·2 min de lectura

Huelva, 16 nov (EFE).- El magistrado presidente del juicio por el caso de Laura Luelmo, Florentino G. Ruiz Yamuza, justifica la decisión de celebrar la vista a puerta cerrada en la necesidad de evitar "una victimización secundaria" de las víctimas tanto directa como indirectas.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, el magistrado precisa que la regla general en el ordenamiento jurídico español es publicidad de las actuaciones judiciales, como se consagra en Constitución Española, la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, si bien recuerda que estas normas también contemplan la posibilidad de limitar la publicidad de los debates del juicio oral cuando concurran razones de orden público o de protección de los derechos y libertades.

Tras citar además doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, precisa Ruiz Yamuza que en este caso "concurre un interés digno de protección" que es "la preservación de la intimidad y dignidad de las víctimas", tanto directa como indirectas, que indican la exclusión de la publicidad de las sesiones del juicio.

"La protección del derecho a la memoria e intimidad de las víctimas justifican en este supuesto la celebración del juicio a puerta cerrada a fin de evitar para las mismas una victimización secundaria que se seguiría de la celebración ordinaria del plenario", señala el magistrado.

Añade que la difusión del contenido de las pruebas a practicar y del debate a desarrollar puede tener "un impacto indeseable" en los derechos fundamentales de quiénes se insertan en el procedimiento como víctimas y que protege la ley del Estatuto de la Víctima.

Explica el auto que los padres y hermanos de Laura Luelmo, el pasado 26 de octubre, expresaron al Tribunal a través de un escrito el deseo de que el juicio fuera a puerta cerrada.

Para ello indicaban que "el tratamiento mediático dado al caso en las etapas procesales anteriores ya les ha generado una tremenda perturbación, que hemos vivido como una grave intromisión en nuestra privacidad y una falta de respeto a nuestros derechos que nos ha llevado a revivir lo sucedido sin descanso, agravándose el lógico sufrimiento consecuente a una pérdida de nuestra magnitud".

Remarca el magistrado que todas las partes estaban de acuerdo y que tras cuestionar al jurado sobre esta cuestión, pese a no estar entre sus cometidos y no ser su decisión vinculante, sus miembros se posicionaron también a favor de la medida.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente