Una veintena de cerdos patrullan el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam para ahuyentar a los pájaros

·1 min de lectura

Las últimas incorporacines al equipo de controladores de aves en Schiphol, el aeropuerto de Ámsterdam, tienen cuatro patas. Desde la semana pasada, 20 cerdos patrullan en las inmediaciones de las pistas para mantener alejados a los pájaros.

Su dueño explica que son "muy especiales, ya que tienen un objetivo".

"Están aquí para ahuyentar a los gansos y otras aves, para asegurarse de que se mantienen alejados de las pistas de Schiphol", explica Josse Haarhuis, criador de cerdos.

Las colisiones de pájaros son un grave riesgo para los aviones, especialmente si entran en los motores.

No son muy corrientes. Según las estadísticas, en Schiphol se producen unas siete veces por cada 10.000 vuelos.

"Los choques con aves ocurren de vez en cuando. La mayoría de las veces no tienen consecuencias, pero a veces un avión tiene que regresar a Schiphol para una revisión o reparaciones menores. Lo que es una molestia para los pasajeros y la aerolínea", señala Willemeike Koster, responsable de prensa del aeropuerto de Schiphol.

El método de los cochinos difiere del de los controladores humanos, que usan sonidos fuertes y luces láser. Su trabajo consiste simplemente en comer. En acabar con los restos de las cosechas, obligando así a gansos y otras aves a buscar alimento en otra parte.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente