¿Qué vas a leer con tu hijo esta noche? Historias de terror, vampiros y brujas

Natalia Blanc
·6 min de lectura

La celebración de la Noche de Brujas, importada del norte, es solo una excusa temática para recorrer la biblioteca y los catálogos editoriales en busca de buenos libros de terror, ese género que tanto fascina en cierta etapa de la infancia y la adolescencia. Para los más chiquitos seleccionamos historias de brujas y villanos escritas con mucho humor. Hay también poemas escalofriantes con monstruos y esqueletos y un cuento muy tierno sobre un vampiro enamorado que cambia la sangre por frutas secas. Todo es delicioso. Pasen y lean.

El brujo, el horrible y el libro rojo de los hechizos, de Pablo Bernasconi (Sudamericana). Ya lo dijimos mil veces y lo repetimos sin dudarlo: en esta sección somos fans del autor de Mentiras y Moretones. El libro que hoy recomendamos, publicado en 2012 y sugerido para lectores a partir de los 7 años, es el único título argentino que integró este año la lista de recomendados del jurado del premio Hans Christian Andersen, que además de elegir a los ganadores del "Pequeño Nobel", selecciona veinte libros para chicos y jóvenes de los autores nominados en cada categoría. Además, Bernasconi (junto con María Wernicke) fue propuesto por ALIJA como candidato de la Argentina al premio Astrid Lindgren, organizado por el Consejo de Cultura de Suecia. Los ganadores se anunciarán en la Feria del Libro de Bolonia de 2021.

En El brujo, el horrible y el libro rojo de los hechizos, Bernasconi cuenta la historia de Leitmeritz, que resuelve los problemas de todo el mundo gracias a su libro de hechizos. Pero el único problema que el brujo no puede resolver es alegrarle la vida a su asistente, Chancery, un hombre azul y triste a quien le dicen el Horrible. ¿Por qué será? La cuestión es que un día Chancery se anima a pedirle un deseo al Libro Rojo. Y ahí empieza una historia con sorpresas y consecuencias inesperadas que nos habla, con humor y juegos de sentido, de la percepción y los modelos de belleza. Imperdible.

Relatos horriblemente buenos y escalofriantes, de Saki (unaLuna). Ilustrados por Rodrigo Folgueira, estos ocho cuentos macabros del escritor británico (1870/1916) están protagonizados por chicos, pero no fueron escritos para chicos. A través de ellos, Saki desnuda las costumbres sociales de la época victoriana. Ninguno de estos relatos tiene final feliz y todos están rodeados de tragedia y muerte. Como se aclara en la introducción, "Saki cree que los niños son demasiado inteligentes como para endulzarles la vida con finales felices y ellos saben que en la vida hay cosas buenas y cosas malas, y son mucho menos miedosos de lo que nos imaginamos los adultos". Una excelente oportunidad de conocer a un autor de otra época, que no se lee en la escuela y no suele estar en las bibliotecas hogareñas. Como diría el algoritmo de Netflix: si te gustaron los cuentos macabros de Edgar Allan Poe (Edelvives tiene dos tomos ilustrados por Benjamin Lacombe) te va a gustar Saki.

Nunca apagues la luz (y otros cuentos de terror), de Luciana Murzi (Ediciones Abran Cancha). Para lectores avanzados, otro libro de relatos escalofriantes. En este caso son 16 historias en las que aparecen seres sobrenaturales, brujerías, maldiciones, animales temibles. En el cuento que da título al libro hay un libro misterioso que no deja dormir a una chica. Pero no por su contenido sino por lo que representa: el ingreso a un mundo paralelo del que no se puede regresar. Fascinante.

20 poemas de terror y una canción disparatada, de Victoria Bayona y Juan Chavetta (Gerbera). Sombras que asustan en la noche, una criatura sin oídos con ojos "llenos de preguntas", una sanguijuela curiosa y entrometida, un esqueleto fresco que sonríe aunque no tiene boca: son algunos de los extraños personajes que habitan los poemas oscuros de Bayona, ideales para preadolescentes. Las ilustraciones de Chavetta aportan un haz de luz y algún que otro reflejo de color al clima sombrío de los versos. Al final, una canción disparatada con un monstruo inclasificable que devora todo (parece que se comió hasta a la tía). Otro libro del género de la misma autora es Fantasía y terror en Cuerno callado, una novela para lectores avanzados recomendada por Pablo De Santis y también editada por Gerbera.

Cuando yo era lobo, de Philippe Lechermeier y Facundo Beccaglia (La Marca Terrible). "Cuando yo era lobo / en las noches sin luna / casi ni me movía / Me hacía una bola oscura / sin razón ni cordura / veía todo negro / era puro desconsuelo", dice el poema del autor francés, publicado en 2003. En esta bella versión 2020, novedad de la colección infantil del sello La Marca, el ilustrador y diseñador argentino Beccaglia interpreta con una mirada propia los versos salvajes de Lechermeier.

Un vampiro a dieta, de Gito Minore (Clara Better Ediciones). Una criatura espeluznante atemoriza a las habitantes del barrio de Congreso. "Se llamaba Gino y tenía los dientes afilados", revela el autor. "Seductor elegante y pálido", el vampiro Gino se alimenta de la sangre de las palomas. Famoso por su habilidad para capturarlas, las aves le tenían "un miedo de novela". Una noche, el vampiro se cruza con una paloma que no se inmuta frente a su presencia. Gino no puede creerlo. Así que decide volver a buscarla al otro día. ¿Cómo sigue esta historia de terror que es, también, de amor? La paloma Nina vuelve loco a Gino. Loco de amor. Y gracias a ella, las demás palomas logran volver a la plaza sin miedo. Un cuento para los más chiquitos, con guiños cómplices para los más grandes, ilustrado por Mariano D'Angelo.

El libro de los villanos, de Aníbal Litvin (V&R). Una entretenida y completa guía con los malos de ficción de todos los tiempos: desde villanos de cómic como El Guasón hasta protagonistas de películas famosas como Darth Vader. Cada personaje tiene su biografía, sus principales características, su misión y sus armas. Además de los más conocidos, el autor tuvo la brillante idea de incluir la invasión marciana narrada en La guerra de los mundos, de H. G. Wells, y al asesino serial Hannibal Lecter, entre otros personajes y tramas de novelas que tal vez los chicos aún no descubrieron. También hay un apartado dedicado a las brujas. Junto con otro título de la misma serie y autor, El libro de los monstruos, forman un combo perfecto para fanáticos del terror.

La brujita Trik, de Marta Giménez Pastor (Nazhira). Un libro para los más chicos, impreso en letras de imprenta mayúscula, que le facilita la lectura a los que recién están empezando a leer. Con ilustraciones de Cucho Cuño, está protagonizado por una brujita que se escapa de la ficción para jugar con una nena amante de los libros. Más que "saltar" de la historia a la realidad, Trik interactúa con las letras, los renglones, los dibujos. Historias divertidas de una bruja muy traviesa.