Valerio (Consejo de Estado) urge doctrina del Supremo sobre rebaja de penas

Guadalajara, 22 nov (EFE).- La nueva presidenta del Consejo de Estado, Magdalena Valerio (Torremocha, Cáceres 1959), confía en que el Tribunal Supremo unifique doctrina "cuanto antes" sobre la aplicación de la ley del "solo sí es sí" para que "calme la situación, tranquilice a las víctimas y dé seguridad jurídica".

En una entrevista con la Agencia EFE días tras haber sido designada presidenta del Consejo de Estado, Valerio recuerda que este órgano emitió su dictamen en junio de 2021 sobre la ley del "solo sí es sí" y afirma que por ello no tiene "sencillamente nada que decir" sobre la polémica que ha suscitado la reducción de condena a algunos agresores sexuales.

Pero sí se pronuncia sobre las acusaciones de machismo que la ministra de Igualdad, Irene Montero, y otros dirigentes de Podemos han lanzado a los jueces para enfatizar su respeto absoluto a la Justicia: "No me gustan las descalificaciones para nadie. No se puede decir 'todos los profesionales son tal o cual'. Y quien no esté de acuerdo con las sentencias de los juzgados que vayan a los tribunales, pero respeto total y absoluto”.

Valerio e en que "desearía que, cuanto antes, se produzca una unificación de doctrina por parte del Tribunal Supremo que calme la situación, tranquilice a las víctimas y de seguridad jurídica a todo el sistema", y prefiere no entrar a valorar si es necesario o no modificar la ley porque considera que “esa decisión tendrá que tomarse en otro foro” que no es el Consejo de Estado.

Al tiempo, recuerda que está perfectamente recogido cuando es preceptivo o no el informe del Consejo de Estado y si es vinculante o no, y defiende el sistema que contempla que una ley debe pasar el filtro de muchos dictámenes.

“No es la primera vez que hay problemas en la interpretación de una ley, si bien esta es muy llamativa y hay personas que han sufrido mucho como consecuencia de estos delitos y evidentemente en estos momentos lo están pasando mal”, admite.

Sobre la posibilidad de que estos problemas con la ley del sólo sí puedan afectar a la futura ley trans, Valerio vuelve a manifestar su respeto por el Poder Legislativo, "que es el que está tramitándolo", y recuerda que el Consejo de Estado ya emitió su dictamen.

Un dictamen en el que, como el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado planteó la necesidad de que un juez interviniera en el cambio de sexo registral de los menores para velar por su interés superior y evaluar su grado de madurez y la estabilidad de la situación de transexualidad.

"Solo decir al respecto que espero que la ley salga lo mejor posible del Congreso y el Senado y se aplique de la mejor manera posible y si suscita alguna duda, para eso están los tribunales de Justicia o la unificación de doctrina", añade.

Sobre si considera que la utilización por parte del Gobierno de las proposiciones de ley para sortear los informes consultivos perjudica la calidad legislativa y del debate democrático, Valerio cree que las proposiciones de ley son igual de lícitas y constitucionales que otras tramitaciones para legislar.

ILUSIONADA CON SU NOMBRAMIENTO

Magdalena Valerio, funcionaria de carrera, ha llegado la Presidencia del Consejo de Estado tras haber sido concejala, delegada provincial, delegada de la Junta en Castilla-La Mancha y consejera en esta misma región además de diputada en el Congreso y ministra. Un bagaje que considera una ventaja para afrontar su nuevo cargo.

Reconoce que recibió la propuesta de su nombramiento "con sorpresa" y a la vez le ilusionó y conmovió, porque para las personas que del mundo jurídico "el Consejo de Estado es una institución con un prestigio inmenso".

"Le he llamado en petit comité el Olimpo del Derecho", puntualiza al argumentar que el Consejo de Estado es el “máximo órgano consultivo del Gobierno pero también de la administración pública en general”, lo que para ella supone “un gran honor y mucha responsabilidad”.

Como jurista, Valerio defiende el mundo de la Justicia y su independencia como poder esencial en un sistema democrático basado en la Constitución.

Como retos, la nueva presidenta del Consejo de Estado se marca continuar el trabajo de su antecesora, María Teresa Fernández de la Vega, mejorar la transparencia y la digitalización de este órgano, “velando mucho porque haya muy buena comunicación con los consejos consultivos de las autonomías" y "profundizar en la relación con otros órganos de similares características en el resto del mundo, en especial de Europa”.

A Valerio no le importaría poner un bonito broche a su carrera profesional de servicio público en este cargo, si bien dice tener “fuerzas para esto y mucho más”.

Beatriz Retuerta

(c) Agencia EFE