Salma Hayek y su hija Valentina Paloma: una complicidad que se fortalece hablando en español

·4 min de lectura
Valentina Paloma junto a su madre, Salma Hayek, en la premier de Eternals. (Tim P. Whitby/Getty Images)
Valentina Paloma junto a su madre, Salma Hayek, en la premier de Eternals. (Tim P. Whitby/Getty Images)

Valentina Paloma lleva el glamour en la sangre. Es hija de la actriz mexicana con más éxito en Hollywood, Salma Hayek, y del prestigioso empresario francés, François-Henri Pinault. Aunque ha conocido los reflectores durante toda su vida, Valentina ha optado por un perfil discreto en sus redes sociales. El impecable manejo de tres idiomas que demostró en entrevista con Vogue sorprendió a todos y es un vivo ejemplo de la formación tan completa que ha adquirido la aspirante a actriz y directora.

Nacida el 21 de septiembre de 2007, Valentina no ha recibido una educación unidireccional. Empezando porque su lugar de residencia cambia constantemente de acuerdo con los proyectos de sus padres. Lo mismo puede pasar una temporada en Estados Unidos que en Francia o Inglaterra. Durante el segmento de Vogue en el que mostró el contenido de su bolso, Valentina mencionó diversos artículos, entre cámaras, perfumes, labiales y audífonos, pero lo que robó la atención de la gente fue que intercalaba el español, inglés y francés para nombrar sus pertenencias.

"Salma es una de las poquitas actrices latinas que que no han perdido ni olvidado sus raíces y el saber que eso se lo traspasó a su hija es de orgullo latino, al entrar en el vídeo pensé que sería en inglés pero me sorprendió mucho que fuera en español", se lee en uno de los comentarios más valorados del video.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Tanto Salma como François han mantenido vivos sus idiomas natales en Valentina, que naturalmente también domina el inglés. Referente al castellano, Salma destacó que en muchas ocasiones lo usan a modo de complicidad. "Le hablo en español si no quiero que nos entiendan los que están alrededor. Además, creo que refuerza la unidad, el vínculo familiar, fortalece el lazo que tenemos", se sinceró la actriz veracruzana en la charla con Vogue. Esa habilidad para manejar tres idiomas, y en especial el español, mereció diversos elogios por parte de los fans.

Con 14 años, Valentina ya comienza a esbozar su futuro. El ejemplo de su madre puede divisarse entre líneas: quiere ser actriz y directora. Hasta el momento no ha participado en ningún proyecto, a diferencia de otros hijos de artistas que se convierten en figuras públicas desde que son infantes, pero mantiene sus intereses muy fijos y el uso que hace de sus redes es un vívido ejemplo de la fortaleza de convicciones que ya la caracteriza: "Quiero poner cosas en mis redes sobre quién quiero ser, pero lo importante también está allá afuera".

En ese sentido, Paloma ya ha manifestado un fuerte compromiso social enfocado principalmente a las personas sin hogar, temática que ha despertado un interés genuino. "Creo que en mi caso, lo que realmente me importa son las personas sin hogar, porque tengo amigas que no tienen una casa. Voy a una soup kitchen; ahí conocí a una mujer de L.A. que era mexicana y eso movió algo en mí. Aprendí que cada persona que no tiene casa posee una historia distinta".

Paloma junto a sus padres Salma Hayek y Francois-Henri Pinault (Albert L. Ortega/Getty Images)
Paloma junto a sus padres Salma Hayek y Francois-Henri Pinault (Albert L. Ortega/Getty Images)

Salma y Valentina comparten el gusto por la moda y por el maquillaje, por lo que resulta normal que la hija eche un vistazo al armario de su madre, mientras que Salma recibe tips de maquillaje por parte de su hija, que ha adquirido muchos conocimientos en ese ámbito. Con buena madre mexicana, Salma Hayek siempre está al tanto de su hija sin importar la actividad que esté haciendo o qué tan lejos se encuentren. "Siempre me habla, que si ya comí, que si ya me dormí. No importa si está en L.A. y yo en Londres, me marca", confesó Valentina.

De acuerdo con Electric Ride On Cars, actualmente la fortuna de Valentina Paloma está valuada en 12 millones de dólares, pues su padre, que es presidente de Kering, un conglomerado que agrupa a marcas como Gucci, Balenciaga y Puma, ya ha puesto a su nombre una mansión con dicho valor. Todavía es un enigma lo que Valeria Paloma hará en su vida, pero ya tiene el aura de estrella impregnada en su personalidad. Su nombre será muy difícil de olvidar en los años venideros. A estas alturas, ya se puede decir que ha dejado de ser "la hija de". Es Valentina Paloma y punto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La lujosa vida del Gordo Aguilar, el pug de la dinastía Aguilar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente