Valdecilla resiste pero avisa: Puede que se haya superado límite varias veces

Agencia EFE
·5 min de lectura

Santander, 19 nov (EFE).- El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander afronta la pandemia reinventándose y manteniendo una constante en su historia, la adaptación, y aunque hasta ahora ha resistido "bastante bien" la covid-19, desde dentro avisan: "Probablemente el límite se haya superado ya varias veces".

Valdecilla es para Cantabria más que un gran hospital. Es motor económico, con casi 6.000 trabajadores en una comunidad de 580.000 habitantes, y, sobre todo, una referencia en salud y en investigación.

Para los cántabros, además, este hospital, mencionado en su Estatuto de Autonomía, es mucho. Desde dentro son conscientes de ese cariño y lo agradecen a la vez que quieren corresponderlo haciendo lo que mejor saben: cuidar.

El gerente de Valdecilla, Rafael Tejido, explica a Efe que los profesionales de este centro han querido devolver a la sociedad el apoyo que reciben.

"Para Cantabria el Hospital de Valdecilla es muy importante. Desde que vino la pandemia hemos entendido este papel, hemos querido estar a la altura y devolver lo que nos da la sociedad. Y creo que lo hemos conseguido y que los ciudadanos de Cantabria saben que el hospital está respondiendo de forma extraordinaria y minimizando en lo que puede el daño", señala el gerente.

Valdecilla está acostumbrada a reinventarse y en su historia en varias ocasiones ha salido reforzada de momentos de crisis: desde sus primeros pasos, bajo el abrigo de su impulsor, el Marqués de Valdecilla, pasando por la penuria económica a su muerte, la transformación y la puesta en marcha de la Fundación, y su posterior paso a la Consejería de Sanidad.

Pero el hito más trágico fue el 2 de noviembre de 1999, cuando una de las fachadas del hospital se cayó y murieron cuatro personas. A partir de ahí Valdecilla tuvo que reconstruirse y estuvo 16 años en obras, hasta hace cinco.

El gerente del hospital destaca que gestionar la pandemia con unas instalaciones en obras hubiera sido mucho más complicado. La "amenaza" del virus es de tal calibre, recalca, que sin haber tenido un hospital al cien por cien y con nuevas estructuras "probablemente no se habría podido abordar". O al menos no como se está haciendo.

Con la pandemia, Valdecilla tiene que transformarse por días, tratando de ganar espacios para UCI para enfermos covid. Actualmente, hay cinco plantas de hospitalización dedicadas a esta enfermedad, que suponen 150 camas más para coronavirus y 60 de UCI.

A raíz de la pandemia, se han hecho obras específicas para poder absorber la demanda asistencial y compatibilizarla con la actividad no covid. Se han acondicionado pabellones como UCI o Unidad de Cuidados Intermedios y hay previstas más reformas.

Este esfuerzo se debe, según advierte a Efe el Sindicato Médico, a que la UCI está "saturada" y "al cien por cien", lo que obliga a ir ocupando otras unidades de reanimación o a ampliar espacios. "Pero realmente la UCI está ya saturada", dice a Efe su portavoz, Santiago Raba.

PREOCUPACIÓN EN LA SEGUNDA OLA

En la primera ola el hospital aguantó "bastante bien", en buena medida también, según Rafael Tejido, porque estuvieron "bastante bien preparados", hubo "anticipación" y se pudo hacer acopio de materiales.

El gerente del hospital asegura que solo "en la parte final" estuvieron "algo justos" de equipos de protección, pero "fue bien" gracias a las donaciones y al esfuerzo de los profesionales.

No lo ve así el Sindicato Médico, que aunque reconoce que en la primera ola Valdecilla se organizó "bien en circuitos", sí que padeció, a su juicio, falta de material de protección y de capacidad para hacer PCR.

Entre el 11 de marzo y el 23 de julio, pasaron por Valdecilla 1.175 pacientes con covid, y de ellos 70 estuvieron en la UCI. En esta segunda ola, desde el 24 de julio hasta este momento, son algo más de 670 los ingresos con el virus en el hospital, de ellos 98 en UCI.

En lo que se está afrontando mejor la segunda ola es en cuanto a EPI y a capacidad para hacer pruebas, aunque para el Sindicato Médico la preocupación está en que se está suspendiendo "mucha actividad que habrá que retomar".

La dirección del hospital apunta en este sentido que esta semana ha sido la primera en la que se ha reducido la actividad quirúrgica, aunque se han mantenido activos 23 de 26 quirófanos, potenciando la cirugía mayor ambulatoria y preservando toda la actividad oncológica, de urgencias y programada no demorable, incluidos los trasplantes.

Tejido confirma que ahora en el hospital están "preocupados". Si bien en la primera ola de primavera estuvo "mucho más vacío" y la mayor tensión duró "dos o tres semanas", ahora la situación es distinta.

Los indicadores de coronavirus en Cantabria no bajan y en Valdecilla hay preocupación porque necesitan que descienda la curva de contagios y disminuya el impacto hospitalario.

Uno de los problemas de organización que se plantean es la cohabitación de un hospital covid y uno no covid que "están mucho más ocupados". Y otro punto de inflexión será la concurrencia de la gripe y de las infecciones respiratorias que se relacionan con el periodo invernal.

También preocupa a los gestores sanitarios la demora de resultado de las restricciones por el coronavirus. "Así como en la primera ola fue mucho más rápida la resolución por las medidas que se tuvieron que tomar, que fueron muy drásticas, como el confinamiento, ahora da la impresión de que bajamos y mejoramos la situación, pero que siempre tenemos un suelo muy alto, con una tasa de incidencia muy alta, y eso nos deja en un cierto riesgo para que se repitan olas", apunta Tejido.

El gerente del hospital advierte, por otro lado, de que los profesionales deben seguir con "esfuerzo continuado" y "eso cansa", un punto de vista que comparte el Sindicato Médico, que reitera que no se han hecho contrataciones de facultativos. "Estamos tirando de lo que había, no se han contratado anestesistas, ni intensivistas", aduce.

La dirección de Valdecilla indica, no obstante, que se ha contratado a 499 profesionales de refuerzo por la pandemia: 201 enfermeras, 170 auxiliares de enfermería y 14 médicos.

Pilar Palazuelos

(c) Agencia EFE