Solo con las dosis que sobran se podría vacunar a toda África

·5 min de lectura

La crisis de la covid-19 está aún lejos de acabar. Aunque la llegada de las vacunas ha permitido vislumbrar la luz al final del túnel, la realidad es que el reparto está siendo tan desigual que ha permitido al virus contar con una ventaja no esperada: capacidad de propagarse y mutar en buena parte del mundo. 

Tras poco más de un año y medio de pandemia desde que se detectara el primer caso del nuevo coronavirus Sars-CoV-2 en diciembre de 2019 en Wuhan, el 26% de la población mundial ha recibido ya al menos una dosis de alguna de las vacunas existentes y, sin embargo, en todo un continente, en África, solo ocurre con un 3% de su población, según los datos de Our World in Data.

Vacunación en Sudáfrica. (Photo by LUCA SOLA/AFP via Getty Images)
Vacunación en Sudáfrica. (Photo by LUCA SOLA/AFP via Getty Images)

El diferente reparto de vacunas en el mundo no responde a ningún criterio científico y es una fortaleza clave para la expansión del virus: cuanto más se propague y mayor sea el número de casos en una zona, más posibilidades tiene de mutar. En 18 meses la Organización Mundial de la Salud ya ha detectado al menos 11 variantes, entre las que califica como “preocupantes” por el aumento de su transmisibilidad o virulencia a las de Reino Unido, Sudáfrica, Brasil e India (alpha, beta, gamma y delta, respectivamente, según la denominación de la OMS).

El rápido desarrollo de las vacunas, un logro sin precedentes, se puede ver empañado por su distribución injusta e ineficaz. Los países de renta alta, con un 19% de la población mundial, monopolizan al menos el 54% de las dosis disponibles, de acuerdo al Centro de Innovación de Salud Global de Duke, de manera que solo con las vacunas que les sobran a los países desarrollados, que se estiman en unas 2.000 millones de dosis (muchas de ellas monodosis de Janssen), se podría inmunizar casi por completo al continente africano, que cuenta con algo más de 1.200 millones de habitantes.

Específicamente, en África apenas un 1,58% de su población ha recibido un pinchazo, mientras que un 1,5% tiene la pauta completa. El número de dosis total administrado es de aproximadamente 60,7 millones. Por ponerlo en contexto, solo España supera los 51 millones. El principal problema es la acumulación de viales de las naciones más desarrolladas.

Avance de la vacunación en todo el continente africano y en España. (Our World in Data).
Avance de la vacunación en todo el continente africano y en España. (Our World in Data).

Países como Canadá acaparan dosis suficientes para vacunar cinco veces a toda su población. La Unión Europea ha adquirido 2.900 millones de dosis, según el mismo centro de la Universidad de Duke, más del doble de lo necesario para inmunizar a todos los ciudadanos de los 27. Reino Unido, Estados Unidos -ambos países tienen cuatro veces más dosis de las necesarias– o Australia –con casi 7 veces más–, también han comprado muchas más vacunas para inocular a todos sus habitantes de las que hubieran sido suficientes. 

Mientras que en África se han administrado alrededor de 60 millones de dosis, a nivel global se han superado los 3.690 millones de pinchazos. A pesar de esfuerzos como los de la iniciativa COVAX –una alianza impulsada por actores públicos y privados para garantizar el acceso equitativo a las vacunas y a la que pertenecen más de 170 países –, la desigualdad en el acceso e inoculación de la vacuna es aún mayor que la disparidad de renta de la que adolece el mundo.

Dificultades de distribución

Conscientes de que el desafío es global, los líderes mundiales aumentan su aportación y empiezan a canalizar sus vacunas sobrantes a través de COVAX y donaciones de vacunas, como es el caso del presidente Joe Biden, que ha anunciado la compra por parte de Estados Unidos de 500 millones de dosis “para el mundo” 

Sin embargo, al acaparamiento de los países ricos hay que sumarle los retos que plantea la distribución para el transporte y el mantenimiento de la cadena de frío en todos los rincones del planeta. Además hay que contar con los obstáculos regulatorios y aduaneros, corrupción y sistemas de salud pública con capacidad muy limitada para implementar campañas de vacunación a nivel nacional.

Así, Ruanda ha inoculado el 95% de las dosis recibidas, mientras que Costa de Marfil tan solo ha utilizado el 10% de los inyectables en el mismo periodo de tiempo, según el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos. La OMS cifra en más de 400.000 las vacunas caducadas en África antes de ser administradas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Urge una respuesta global 

La ONU ha instado en varias ocasiones a los países a crear un plan global de vacunación, sin mucho éxito. A la distribución equitativa de dosis hay que añadirle el apoyo logístico necesario para reforzar las capacidades de los sistemas de salud de los países en desarrollo.

Por otro lado, India y Sudáfrica han liderado una propuesta en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender las patentes respaldada por más de 60 países que, sin embargo, ha encontrado la oposición de miembros como la Unión Europea que argumentan que la liberalización de patentes sin impulsar la capacidad de producción, distribución y administración con garantías no es útil.

Desde Médicos Sin Fronteras, que ha lanzado una campaña para exigir que se compartan las licencias, insisten en que “para que el mundo salga de esta pandemia hay que distribuir las vacunas de manera equitativa, no basándonos en quién puede pagar más”.

La salud en una pandemia es un bien público global y como tal solo puede ser garantizado con una acción coordinada global. Adoptar una actitud nacionalista ante un problema mundial no solo es impropio del multilateralismo que dicen abanderar los países ricos sino que es sobre todo inútil y estéril. El virus no respeta fronteras y las consecuencias de que el virus mute y se fortalezca en los países en desarrollo se sufrirán en todo el planeta.

EN VÍDEO I La animación gráfica más viral para concienciar del uso de las vacunas

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente